Anoche, en entrevista con Ahora Noticias de Mega, la presidenta Michelle Bachelet abordó lo sucedido en la primera vuelta presidencial del pasado domingo 19, donde el candidato de la derecha, Sebastián Piñera, se quedó con el primer lugar con el 36%, seguido por el senador oficialista Alejandro Guillier con el 22%. A ellos se suma la ahora ex abanderada del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, quien –en el tercer lugar– se anotó el 20%.

Sobre si los resultados y porcentajes le fueros sorpresivos, la mandataria señaló: “A ver, yo la verdad es que hace tiempo que me había dado cuenta que no siempre las encuestas –ni internacionales ni nacionales– reflejan la realidad, ¿no? Más allá que también uno, en todos estos años, ha aprendido que no toda la gente dice la verdad cuando le preguntan porque hay ese votante, digamos, que no se atreve a decir por quién quiere votar, porque teme ser como ‘castigado’ por aquello”.

“Entonces la verdad es que hay mucha gente, incluso del mundo mío, que creía que la centroderecha ganaba en primera vuelta y otros que de todas maneras ganaba Sebastián… Y nosotros, yo he estado todo este tiempo diciendo ciertamente: no, está abierta porque efectivamente estamos en un escenario electoral distinto, con una cantidad de candidatos importante, con candidatos que representan distintos sectores”, agregó.

Sin embargo, “lo que sí estaba como instalado en todo el mundo es que Sebastián Piñera iba a sacar más de un 40%. Yo la verdad es que no tenía ninguna, yo nunca apuesto por cifras específicas –ni en los partidos de fútbol, ni en las elecciones– porque sé que la conducta humana es muy impredecible”, sostuvo.

Y respecto a los números del FA, Bachelet afirmó: “No me sorprendieron en el sentido de que entendí que aquí había habido encuestas que habían estado equivocadas, ¿no?. Pero también porque a mí me dio la percepción de que al comienzo, cuando Beatriz Sánchez irrumpe como candidata, crece muy rápidamente y después como que decrece, en las encuestas estoy diciendo. Yo siempre sentí que esto no era como accidental, que aquí había algo porque hay muchas encuestas que tienen una intencionalidad detrás, que suben a alguien y después lo dejan caer”.

Consultada por si hubo intencionalidad en lo de Beatriz, Bachelet insistió: “Yo tuve la percepción de que había algo. Yo diría que en general las encuestas no siempre son absolutamente neutrales; o sea, lo digo porque me consta a mí, han llamado a casas de ministros y cuando las personas empiezan a hablar a favor del Gobierno les han dicho en un caso ‘¿de qué comuna es usted?… La Florida… ahhh no, la tenemos copada’, y en el otro ‘¿usted qué edad tiene?… ah no… no, no, no, ya tenemos ese grupo de edad’. Entonces uno sabe que a veces las encuestas se manipulan, para qué estamos con cosas”.