“Estamos impulsando la creación de una AFP estatal y definimos una hoja de ruta para tener un sistema de pensiones que tenga más solidaridad y mejores pensiones de manera sostenible”.

Lo de arriba respondió la presidenta Michelle Bachelet el lunes de esta semana a la multitudinaria marcha realizada 24 horas antes y que convocó a casi 800 mil personas literalmente desde Arica a Punta Arenas, las que exigieron el fin de las AFP, el mecanismo de ahorro forzoso creado por José Piñera, hermano del ex presidente (2010-2014) Sebastián y del “Negro”, e instalado en 1981 por la dictadura cívico-militar encabezada por el terrorista de Estado Augusto Pinochet, de quien fue ministro de Minería y del Trabajo.

El punto aquí es que casi tres años antes, el propio economista –quien anunció que vuelve a Chile– ya se había referido a la instalación de una Administradora de Fondos de Pensiones del Estado. En 2013, cuando la hoy mandataria y entonces candidata presidencial proponía la iniciativa actualmente en trámite legislativo, el también consultor deslizó –con una particular analogía– que la idea solo valida a la piedra angular del modelo neoliberal, de la cual es “padre”.

“Cuando se apruebe la ley, tengo preparado el Twitter: gracias Michelle por darme otro hijo. Puede que sea feo, ineficiente, pero uno quiere a todos sus hijos”, dijo José Piñera en un seminario en Zapallar, la comuna preferida de las páginas sociales de El Mercurio y cuyo candidato UDI a alcalde fue formalizado por el caso SQM.

“Así que no nació bonito el niño… eh… en fin. Pero es un hijo más, gracias”, agregó. Y concluyó entre las risas de quienes asistieron al foro: “ahora me diste un hijo, no entre los dos pero, pero…”.