Como en la mafia: feministas apoyan a condenada por denuncia falsa de abuso

Pese al sobreseimiento definitivo del acusado, hasta un grupo de diputadas comunistas han insistido en la culpabilidad del hombre.

Bajo el hashtag “#FranYoTeCreo”, la autodenominada “Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres”, el “Observatorio de Equidad y Género”, la “Corporación Humanas” (filial en Chile de la multinacional abortista Planned Parenthood) y otros grupos feministas, sin pudor alguno, han salido a apoyar a Francisca Díaz Williams, quien fue condenada por la justicia a tres años y un día de pena remitida por injurias y calumnias contra un hombre al que había denunciado por un supuesto abuso sexual.

¿Estado de derecho? ¿Presunción de inocencia? No, todo eso es “patriarcal”

CNN Chile informó que el caso se remonta a febrero de 2016. Luego de conocerlo por Tinder y mantener conversaciones a través de la aplicación de citas, Díaz se juntó con dicho hombre, que por entonces se desempeñaba como fiscal. Según la versión de la condenada, ese día del encuentro su acompañante la habría tomado por la cintura y le habría dado un beso en momentos en que buscaban un lugar donde pasar la noche, después salir a bailar y beber alcohol. Y cuando ese lugar fue encontrado, supuestamente le “bajó el pantalón y la ropa interior”.

Ya en mayo de 2016, el Juzgado de Garantía de Puerto Montt desechó la denuncia y decretó el sobreseimiento definitivo del acusado. Pero además, la instancia judicial estableció “que la denuncia reunía los caracteres de calumniosa” y, como era de esperar, el acusado buscó justicia, presentó una querella por denuncia calumniosa y bueno, Díaz terminó como corresponde: condenada.

El resultado de este caso de denuncia falsa no ha dejado contentas a las feministas, o sea, a las izquierdistas histéricas. Son varias las que se han sumado a “#FranYoTeCreo”, campaña que también cuenta con el apoyo de las diputadas comunistas Camila Vallejo (PC), Claudia Mix y Gael Yeomans (ambas de Frente Amplio) y Marisela Santibáñez (Pro). Actualmente, esta última enfrenta una denuncia en tribunales por acoso y maltrato laboral a trabajadores del Congreso.