Murió el dueño de El Mercurio, Agustín Edwards Eastman

Con casi 90 años deja de existir el actor civil más decisivo antes y después del golpe.

Histórica, así es esta jornada. Ello, porque hoy en la mañana –a los 89 años de edad– murió el dueño de El Mercurio, Agustín Edwards Eastman, quien se encontraba en coma inducido desde hace dos meses, según Radio Bío-Bío. De acuerdo a la misma, al momento del deceso el magnate de la prensa se encontraba en su casa junto a su familia.

Edwards Eastman –el quinto Agustín del imperio– nació en París, Francia, el día jueves 24 de noviembre de 1927. Una década más tarde, llegó a Chile; y en 1958, asumió como presidente de El Mercurio, desde donde –ya en los años 60– se comenzó a construir el modelo neoliberal aún vigente en Chile.

En 1970, a pocos días del triunfo del presidente Salvador Allende, “Donnie”, como era conocido, se autoexilió en Estados Unidos, país –entonces presidido por Richard Nixon– con el cual conspiró contra el Gobierno de la Unidad Popular. Según la periodista española Josefina Vidal, estando en Barcelona, Agustín celebró la caída –impulsada por el mismo Edwards– de Allende con champaña francesa.

El empresario se encontraba en la ciudad ibérica –donde mantuvo “telefonazos” con el almirante Merino, en medio del bombardeo a La Moneda– como vicepresidente de PepsiCo, empresa cuyo director era Donald “Don” Kendall. Poco después de la elección de Allende, “Don” participó en la reunión que Agustín sostuvo con el asesor de seguridad del mandatario de EE.UU., Henry Kissinger; y el director de la CIA, Richard Helms. En la cita el tema fue uno: Chile.

De regreso al país, en 1982, Edwards se hizo de la dirección de El Mercurio, cargo que ostentó hasta el año 2008. En el periodo anterior a su aterrizaje en territorio nacional, entre 1970 y 1973, el matutino santiaguino recibió más $2 millones de dólares de la CIA para desestabilizar al Gobierno del presidente Allende, de acuerdo a una investigación realizada en 1975 por el Comité Church del Senado de EE.UU.

El Mercurio fue clave en la demolición de lo público –a través de sus hombres en puestos del Estado– en plena dictadura cívico y militar encabezada por Augusto Pinochet. Asimismo, marcó el derrotero post-dictadura, el que se siguió al pie de la letra. En los 90, Edwards le dio el vamos a la apertura de su diario a la Concertación, algo que se mantiene hasta hoy, incluso con grupos como el Frente Amplio.

Por último cabe recordar que, en 2015, el Colegio de Periodistas expulsó a Agustín por su rol a principios de los años 70 como periodista y dueño de El Mercurio.

También, en elrepublico.com