País

Cuando María Luisa Brahm acusó conspiración de El Mercurio

En 2013, la ex asesora de Piñera y ministra del TC, misma que votó a favor del proyecto de aborto en 3 causales, se fue en contra del diario de Agustín.

De “the real” derecha liberal, en el Gobierno de Piñera fue jefa de asesores del Gabinete Presidencial y ahora es ministra del Tribunal Constitucional, al que llegó en marzo de 2013 por designación del otra vez candidato presidencial de la derecha. ¿De quién trata esta nota? De la abogada PUC María Luisa Brahm, cuyo nombre ha recorrido las redes sociales por haber votado, en el ejercicio de su cargo en el TC, a favor del proyecto del Gobierno que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo bajo tres causales (peligro de vida para la mujer, inviabilidad fetal letal y violación).

Sí, el voto de la ministra Brahm fue clave. Gracias a él no hubo empate (la iniciativa legal fue respaldada por seis contra cuatro), envió una importante señal de independencia, le dio algo de legitimidad al TC y permitió que el emblemático proyecto de la segunda administración de Michelle Bachelet quede listo para convertirse en ley. Esto, en el contexto del impulso de los derechos de la mujer.

“Prácticas fácticas”

En 2013, la ex asesora de Piñera también hizo noticia, pero por irse en contra del diario El Mercurio, al que acusó de conspirar en su contra en medio del proceso electoral que finalmente llevó a Marisol Peña, la candidata del oficialismo, a la presidencia del TC. Entonces la ministra Brahm no votó por ella, sino que por el actual titular del Tribunal, Carlos Carmona, quien se aseguró un asiento ahí tras ser designado ministro en 2009 por Bachelet.

El acta del TC del martes 27 de agosto de 2013 consigna que Brahm “lamenta la intromisión externa en el reciente proceso de elección de presidente del Tribunal, exteriorizada principalmente a través de sucesivas y coordinadas publicaciones del diario El Mercurio, llegando a extremos que considero una presión indebida para interferir en las decisiones del Tribunal Constitucional”.

“En efecto, además de los contenidos manifiestamente tendenciosos del cuerpo de Reportajes y del editorial La Semana Política de ese medio (edición 11-8/2013), en pleno proceso de elección de Presidente de este Tribunal y con un claro propósito de amedrentamiento, dos editoriales aludieron directamente a mi votación, primero por hacerlo por el ministro señor Carlos Carmona y, luego, porque me abstuve (ediciones de 11/8/2013 y 27/8/2013). Ellos se unen a otros dos editoriales del mismo medio publicados con anterioridad a mi nombramiento por el Presidente de la República, en los cuales se pretendió descalificar mis méritos para integrar esta Magistratura, con el claro propósito, obviamente fallido, de bloquear mi designación”, agrega.

Pero no se quedó ahí. La ministra también acusó una “campaña” del otrora diario de Agustin Edwards Eastman: “No me referiré a las opiniones de Hernán Corral publicadas el sábado 24 de agosto en curso, en el cuerpo A-2, que parecen formar parte de la misma campaña. Estos hechos son claramente reveladores de que fuimos objeto de prácticas fácticas que, cercanas al amedrentamiento, han pretendido manipular las decisiones de este Tribunal de acuerdo a intereses que no se han hecho visibles. No obstante la brutalidad de estos procedimientos, ustedes, y el País, pueden tener la seguridad de que mi independencia, a la que tantas veces se alude en este Pleno como requisito de los jueces constitucionales, no se ha visto afectada por esta campaña hostil”.

“Por último, expreso mi más enérgico rechazo a lo ocurrido y advertir que, de no mediar una reacción proporcionada a la gravedad de estos hechos, ellos se aceptarán como legítimos y se sentará un nefasto precedente que dejará expuesta a esta Magistratura Constitucional a la repetición de intromisiones similares en el futuro”, concluye.