El día lunes 22 de agosto de 2016, a horas de concretarse la segunda y masiva marcha nacional por el término de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), la periodista Beatriz Sánchez –quien hoy dijo estar dispuesta a ser la candidata presidencial del Frente Amplio– explicó por qué está a favor de un plebiscito en el tema de las pensiones.

Antes de lo anterior, sostuvo –en su editorial en Radio La Clave– que la movilización demostró que “se quiere un cambio de sistema, no un acomodo, no una pequeña mejora, no un ‘rasquemos por aquí y por acá’ o ‘parchemos esto otro’ sino un dialogo en serio de un cambio de sistema. Y lo segundo es que se quiere participación, no que esta decisión la tome un grupo de iluminados sino que sea con participación de las personas”.

Acto seguido, coincidió con Luis Mesina, el vocero de la Coordinadora Nacional de Trabajadores No+AFP (o, simplemente Coordinadora No+AFP), una de las agrupaciones que están detrás del movimiento que quiere terminar con las lucrativas empresas privadas que hacen de fachada de un multimillonario negociado, el llamado “mercado de capitales”.

“Luis Mesina tiene razón, que si hay cualquier tipo de acuerdo o propuesta esto tiene que pasar por un plebiscito nacional”, aseguró, porque a su juicio “es el momento en que todos tomemos también y participemos de una decisión tan vital como lo que tiene que ver con nuestras pensiones. Puede ser de varias formas –se pueden llamar a asambleas primero, en fin– pero un plebiscito, una entrega de este tipo de participación directa, de yo decidir en un papelito qué es lo que quiero, colaborar con ese voto, es vital porque ya sabemos que el votar por un parlamentario no significa que efectivamente uno puede entregarle toda la confianza […] porque la historia nos está demostrando –la historia reciente, lo que está pasando hoy día– que en realidad ellos más que defender nuestras opciones, muchos de ellos están respondiendo a intereses económicos –que les pusieron plata para campaña, que les pusieron plata para su vida personal, en fin– entonces hoy día yo pienso en las personas, en la participación, en mí misma como ciudadana”, dijo.

“Cuando sale tanta gente a la calle como lo hizo ayer, después incluso de que haya un anuncio de cambios al sistema, es porque lo que se quiere es otra cosa, no se quiere un acomodo de la situación. Se quiere una discusión profunda y en serio”, agregó.

Beatriz Sánchez prosiguió –tal como consignó este diario– argumentando que “cuando se dice que no puede haber un sistema de reparto, que es inviable un sistema de reparto y la gente, los dueños de las AFP respiran tranquilos como ‘uff menos mal, no dijeron que iba a haber un sistema de reparto’… ¿porqué no?. Yo no digo, no me estoy casando con esa idea pero por qué no hay un debate en serio, con cifras en la mano, con una apuesta, una reunión, de un sistema así; cómo podría hacerse, de proyectarlo al futuro”.

“Todos sabemos bien qué es lo queremos para nuestra vida, cuál es la vida que soñamos. Y a lo mejor, si se hace un plebiscito, masivamente los chilenos dicen: ‘¿sabes qué? queremos un sistema de AFP pero con mejoras’. Claro, yo con mi propia realidad, miro y siento que no, pero a lo mejor sí”, indicó.

“Esto tiene que estar conversado, tenemos que participar de lo que se pretende cambiar, eso demuestra –para mi gusto, para mi lectura personal– la movilización de ayer. Demuestra que queremos un cambio de sistema; osea, esto no es más AFP con unos pequeños cambios… no, cambio de sistema, y también queremos participación. Y cuando varios dicen que –y yo he visto esa lectura, y me parece muy interesante– que lo de ayer es un poquito lo que pasó con las primeras movilizaciones estudiantiles, que la gente salió a las calles no solamente por el tema estudiantil sino también por lo que significaba el sistema, que ‘sálvese solo’, ‘el que tiene más se salva’ –que se puede aplicar a educación, salud, vivienda, pensiones– también tiene que ver con lo que pasó ayer”, continuó.

“Es un rechazo a una forma que hemos conocido en que se construyó este país, donde se pone al individuo primero que el colectivo; donde se insiste que el camino propio es el que vale, y no el comunitario; y donde las lucas que uno tiene es lo que significa la tabla de salvarse o la tabla inexistente y uno se hunde. También tiene que ver eso porque pensiones –y por eso se canaliza a lo mejor por el tema de pensiones, o por el tema del sistema de AFP– es un paradigma perfecto de como funciona Chile y que uno puede ir aplicando a los distintos sectores. Entonces sí, se busca un cambio del sistema de pensiones pero se busca a lo mejor un cambio al sistema en general, de no salvarse solo, de hacer más colectivo y de además que las lucas no signifiquen un cambio de vida, que las lucas no signifiquen la vida que uno quiere tener; si tienes más o menos, te salvaste o no te salvaste. Y lo segundo –que para mi gusto, deja en claro la movilización de ayer– es que necesitamos participar, basta de estos acuerdos entre cuatro paredes, todo tiene que pasar por los ciudadanos también, queremos opinar y queremos participar de lo que significa nuestro propio futuro”, concluyó.