Luego de 30 años de militancia, hoy por la tarde Miguel Ángel Aguilera finalmente renunció al Partido Socialista, del cual era vicepresidente. La determinación se debe al escándalo generado por el ingreso –a puestos remunerados– de una banda de narcotraficantes al municipio de San Ramón, comuna de la cual el ahora ex PS es alcalde, cargo bajo el que recolectó firmas para la inscripción de la candidatura presidencial del senador oficialista Alejandro Guillier.

Aguilera oficializó su salida antes del pronunciamiento del Tribunal Supremo de su colectividad y tras difundir una carta en la que asegura: “Me emociona saber que el partido de Allende sigue con gente tan valiosa como ustedes, nuestro esfuerzo ha sido enorme por subir 20 lugares en calidad de vida de San ramón”. Asimismo, apunta a “los hipócritas que pretenden decir que apenas han tenido contacto con San Ramón y se esconden dando opiniones hipotéticamente intelectuales faltando a la verdad, desconocen que la segunda vuelta de Bachelet comenzó en San Ramón”.

En su escrito, el ilustre edil agrega que las palabras no están dirigidas a la mandataria, sino que “a otros que inventan operaciones para bajo su individualismo ganar votos, venden al candidato presidencial”.

Por último, afirma que “todos saben que somos inocentes y quedará demostrado a la historia”, que “aquí estaremos lo que allanaron nuestras casas, los que arriesgamos nuestras vidas y nuestras familias para que Chile sea libre. Aquí estaremos esperando esas anchas alamedas, créanme como dice el poema: ganaremos nosotros los más sencillos”.

Durante la presente jornada, a la misiva de Aguilar se sumó otra, pero pública, de una corriente del PS que lo respaldó.