Finalmente, hoy fue rechazada la interpelación impulsada por diputados de Chile Vamos a la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Javiera Blanco, por hechos ocurridos en dos entidades dependientes de su cartera: los “jubilazos” en Gendarmería –los que han estado marcados por el caso de Myriam Olate, la ex esposa y correligionaria del presidente de la Cámara de Diputados, el PS Osvaldo Andrade– junto a otras irregularidades en el organismo carcelario, y por la crisis del Servicio Nacional de Menores (Sename).

Pese a que el martes la petición reunió 42 firmas de integrantes de la Cámara, entre las que destaca la de Camila Vallejo (PC), al inicio de esta jornada fue desechada debido a que no alcanzó el quórum mínimo para llevarla adelante; es decir, 40 sufragios a favor. La principal y más evidente razón del fracaso fue la ausencia de 17 “honorables” de la derecha política, a lo que se suma algo aún más insólito: según la radio Bío-Bío, la diputada interpeladora, la RN Marcela Sabat, llegó tarde.

Tras el papelón, Chile Vamos anunció que insistirá en la interpelación.