El ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, anunció hoy que el gobierno ha decidido iniciar los trámites para denunciar el convenio de visas diplomáticas entre Chile y Bolivia a raíz de la visita iniciada hace tres días por su par boliviano, David Choquehuanca. Esta decisión, se debe a “la actitud irresponsable del gobierno boliviano en esta denominada visita privada de la delegación boliviana a nuestro país, a los Puertos de Arica y Antofagasta”.

Esto significa, aclaró el secretario de Estado, que “una vez que esto sea aprobado por el Congreso Nacional, el Gobierno mandará una nota a la brevedad posible las autoridades bolivianas, tanto diplomáticas como oficiales, informándoles que si quieren venir a Chile van a requerir una visa estampada en su pasaporte”.

El anuncio fue realizado por Muñoz al terminar su jornada en el congreso, lugar hasta donde se trasladó hoy para realizar una intensa agenda. Su primera actividad fue una reunión con los senadores miembros de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, con quienes abordaron la visita de Choquehuanca.

Tras ello, el ministro, acompañado de los legisladores, sostuvo un punto de prensa. En la ocasión, los parlamentarios leyeron una declaración sobre la visita donde reprocharon los “gestos de hostilidad” por parte del gobierno de Evo Morales hacia el pueblo de Chile y lamentaron las “acciones mediáticas y propagandísticas encabezadas por su canciller, el señor David Choquehuanca”.

El ministro Muñoz, junto con agradecer la declaración de los senadores, expresó que “esta es una visita privada; se le advirtió reiteradamente al gobierno boliviano que estábamos dispuestos a una visita de trabajo, concordada en su agenda, en sus actividades, a las instalaciones que quería visitar de acuerdo a la reglamentación que tenemos todos que cumplir. No lo hizo”.

“El costo de esto, continuó, lamentablemente lo pueden pagar los pueblos y eso es lo que más lamentamos de este episodio que aleja aún más a los Gobiernos y somete a los pueblos a esta actitud tan inútil, tan irresponsable por parte del Gobierno boliviano”, agregó, reiterando que “Chile cumple sus tratados, y la ley en Chile se respeta, los reglamentos se respetan. El imperio del derecho en nuestro país es una columna vertebral”, aseguró.

Por último, el canciller participó de una sesión privada en la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, para luego asistir a la sala del Senado, donde se aprobó por unanimidad el segundo trámite constitucional del proyecto de ley que regula el voto chileno en el extranjero.