“La recta final”. Así se titula la minuta del comando presidencial de Beatriz Sánchez donde se plantean las “consideraciones y lineamientos para la fase final de la campaña”, se puede leer en la primera carilla –de cuatro en total– del texto difundido hoy, parcialmente, por El Mercurio.

¿”Todos contra Piñera”?

De acuerdo al citado matutino, el documento –atribuido al equipo estratégico de la abanderada del Frente Amplio– sostiene que con el mismo “buscamos socializar algunos lineamientos generales que permitan acelerar el tranco y actuar como una sola voz en estas últimas semanas”, explica. Además, entre otras cosas, hace un llamado a movilizar votantes con miras a la posibilidad de que la periodista pase a segunda vuelta, punto por el cual “a medida que nos acercamos a la elección de noviembre, desde el mundo de la Nueva Mayoría se ha ido acentuando el mensaje del ‘todos contra la derecha’ y la exposición de la candidatura de Alejandro Guillier como ‘la única que puede derrotar a la derecha’. Es la misma estrategia que han desplegado antes, en especial en la segunda vuelta de 2009 con Eduardo Frei, y ya se ha demostrado inútil frente a Piñera”.

“Debemos enfrentar este argumento y dirigir el debate hacia el verdadero clivaje de esta elección: o continuamos en la misma línea de los últimos treinta años o cambiamos el timón hacia la construcción de una sociedad de derechos, participativa y democrática”, agrega.

“Nuestro verdadero adversario, por consecuencia, no son los hipotéticos cuatro años de gobierno de Piñera, sino que los últimos treinta años de un modelo político, económico y social que beneficia a unos pocos. Sin caer en el estéril debate acerca de las diferencias o similitudes entre la derecha y la Nueva Mayoría, necesitamos dejar en claro que nuestro proyecto político aspira a constituirse como una alternativa de cambio frente a la connivencia político-empresarial”, remarca.

Y respecto a la opción oficialista, la minuta subraya: “Los esfuerzos provenientes de las coaliciones tradicionales por ubicarse anticipadamente en un escenario de segunda vuelta deben ser contrastados con el peso de la evidencia: nuestra candidatura, contra todo pronóstico inicial, se encuentra muy cerca de imponerse frente a la candidatura continuista de Guillier”.