La versión oficial –ampliamente difundida por varios medios, incluido este diario– era que el inédito hecho tuvo lugar ayer, alrededor de las 11:00 horas, en un acto de campaña en Cavancha (Iquique), donde el senador Fulvio Rossi de pura coincidencia se encontraba completamente solo, algo bastante llamativo teniendo en cuenta el tipo de cargo de elección popular que el ex militante socialista posee.

Inconsciente y sin testigos, muy conveniente

Pero lo anterior no sería tan así. De acuerdo a lo informado en la presente jornada por el diario La Estrella de Iquique, cercanos y familiares del honorable –ahora, imputado y desaforado por el caso SQM– sostuvieron que todo sucedió cuando, también estando solo, al ingresar al comando de su campaña de reelección, Rossi fue golpeado con un objeto contundente y herido con un arma blanca.

Ahora, ¿cómo saben ellos lo que pasó si no estaban presentes? De hecho, no había nadie más, por lo que no hay testigos… Esa, obviamente, es una de las preguntas.

La historia de Rossi continua así: tras el ataque, fue encontrado tendido en el suelo por uno de sus brigdistas, quien lo llevó hasta el Hospital Ernesto Torres Galdames. Dicho medio agrega que el director subrogante del recinto, Francisco Donoso, detalló que el senador entró con “una lesión en la pared abdominal, no hay evidencias de que haya sido penetrante; y un golpe en su cabeza que inicialmente se planteó como un TEC moderado, pero que, de acuerdo a la evolución y resultado del escáner, es un TEC leve”.

Donoso explicó que en este caso el procedimiento consistió en realizar una curación en el abdomen del senador, zona en la que no se encontró algo que tenga que ver con el apuñalamiento informado ayer y que hoy aparece como lo principal en la portada de la edición América del diario El País de España: “En la herida el punto de entrada es pequeño, no es grave”, dijo. Asimismo, acotó que no era algo profundo, y reveló que el propio Rossi manifestó que perdió la consciencia al momento del supuesto atentado.

Y pese a que no debería saber nada más, porque no estaba consciente, el parlamentario “intuye que pudieron ser dos” los que perpetraron el ataque, aseguró Franco, un hijo de Rossi. Y agregó que su papá “dice que tenían acento extranjero y que le dijeron: te lo advertimos”, en referencia a los mensajes anónimos que le habrían enviado en octubre con amenazas por su propuesta de control de la inmigración.

“Todo esto es un mega tongo”

Por su parte Hugo Gutiérrez, el principal enemigo político de Rossi, dijo ayer que lo del senador podría ser un autoatentado. Este jueves, en tanto, el diputado PC volvió a la carga y lanzó que “todo esto es un mega tongo“, que conversó “con el encargado de las cámaras del sector y desde las seis de la mañana, hasta la hora en que se realiza el supuesto ataque, no hay ningún movimiento sospechoso, no hay nada. La policía nunca va a poder detener a estas personas porque no existen”.

Gutiérrez adelantó que se encuentra evaluando acciones legales para “desbaratar este tongo”.