El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) denunció hoy “una campaña homofóbica, injuriosa y con fines electorales” de parte de la Catedral Evangélica que “manipula a los fieles y atenta contra los derechos humanos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales y contra nuestra organización”.

El presidente del Movilh, Ramón Gómez, precisó que “de una manera descarada y violenta, frente a fieles y candidatos al Parlamento, la Catedral de la Iglesia Evangélica se ha prestado para ser un canal que denigra a personas e instituciones en razón de su orientación sexual r identidad de género, al tiempo que llama a votar por todos quienes rechazan los derechos de las personas LGBTI”.

En efecto, desde el altar el Director del Concilio Nacional de Iglesias Evangélicas (Coniev), Cristián Nieto, dijo que se pretende “despenalizar la ley conocida como la ley sodomítica, es decir, el MOVILH está pidiendo que una relación sexual entre un adulto y un niño menor de 14 años sea consentida, sea consentida .Y ¿qué significa ser consentida? Que un niño diga: sí, yo tenga ganas de estar con este señor”.

Dirigiéndose a los presentes, añadió: “¿Pero ustedes se imaginan lo que es un niño abandonado en una calle, debajo de un puente que le ofrezcan un par de zapatillas Nike o un polerón que él desea por mantener esa relación sexual con ese adúltero, o ese pecador? ¿Comprándose a ese niño? Porque ese niño va a confundir un afecto personal con un afecto material que le están entregando por un propósito. Eso es lo que tenemos que defender”.

“El articulo 365 del Código Penal, lo debemos defender con estos diputados cuando salgan electos”, apuntó en clara referencia a los candidatos Mario Desbordes (RN) y Eddy Roldan (independiente, fundador de Por un Chile para Cristo), quienes estaban presentes en el “servicio religioso”.

El presidente del Movilh criticó que “este sujeto, que se dice pastor, está diciendo en un supuesto servicio religioso que nuestra organización prostituirá y abusará de niños, lo cual es aberrante, así como un delito, pues se trata de una injuria. Sin lugar a dudas presentaremos acciones legales”.

“De este delito injurioso es responsable la Catedral Evangélica como conjunto, pues en su canal de YouTube oficial están difundiendo el discurso completo de este sujeto”. precisó Gómez.

Puntualizó que “es evidente: en la Catedral Evangélica ya no se ora. La religión es una fachada para difundir discursos políticos de odio con fines electorales. Se trata de una infamia siniestra que manipula en el nombre de de Dios. Llamamos a los evangélicos a revelarse contra estos abusos, a no dejarse engañar”.