Desde la ciudad de Arica hasta Punta Arenas, sea con paraguas o sin él, pero con un mismo fin: exigir “no más AFP”. Así fue la masiva marcha familiar de hoy en contra de la continuidad de las Administradoras de Fondos de Pensiones, más conocidas por sus siglas: AFP.

Según el vocero de la Coordinadora Nacional de Trabajadores No+AFP, Luis Mesina, solo en Santiago se plegaron más de 100 mil personas a la manifestación, la tercera en lo que va del año.

“A pesar de los agoreros, bajo lluvia que en momentos es muy intensa, más de 50 mil en Santiago y siguen llegando”, escribió el dirigente en su cuenta de Twitter alrededor del mediodía.

Por el momento no hay una cifra de asistencia a nivel nacional, la que de ser informada será consignada en este artículo. Aún así, revisando las fotos que llegan desde diversas regiones se observa que la participación de la ciudadanía organizada ha sido muy amplia.

Si no se van ellos, nos vamos nosotros

En el cierre de la protesta en la capital, Mesina reafirmó la convocatoria al paro nacional fijado para el próximo viernes 4 de noviembre. Además, hizo un llamado a boicotear a dos importantes administradoras: Provida y Cuprum, controladas desde Estados Unidos por Metlife y Principal Financial Group respectivamente, las que en los últimos meses han estado en el centro de un escándalo por el cual renunció la ahora ex superintendenta de Pensiones, Tamara Agnic.

En concreto, el vocero de la Coordinadora No+AFP confimó que a partir de mañana se le dará el vamos a una campaña para desafiliarse de dichas AFP como una importante medida de presión que tiene de trasfondo la creación de dos firmas “de papel”, Acquisition (Metlife) y Argentum (Principal), para así fusionarse con la AFP de su respectivo controlador y lograr para este último un beneficio tributario –o goodwill– que, al sumarse el de ambos casos, sobrepasa los $260 mil millones de pesos en impuestos que el Estado estuvo a punto de no percibir.

“A punto” porque, cabe recordar, la Contraloría ordenó invalidad dichas operaciones en julio de este año, por lo que la Suprintendencia de Pensiones bajo el mando de su nuevo titular Osvaldo Macías inició un proceso para ello.