El ministro Santelices desmentido por ONUSIDA

Representante del programa de Naciones Unidas apunta a irresponsabilidad del titular de Salud al lanzar cifras "muy exageradas".

Luego de que el Ministerio de Salud confirmara un aumento de 96% de los casos de VIH entre 2010 y 2017 –donde el principal afectado es el grupo etario que va de 15 a 25 años de edad– el titular de la cartera, Emilio Santelices, aseguró que “esto escapa a todas las cifras de contagio de los países de Latinoamérica e, incluso, de África, toda vez que entendemos que 45 mil personas estaban contagiadas con VIH, pero en esta nueva estimación proyectamos que son 100 mil”.

Dicho 96% se concluye gracias a un estudio realizado por Alejandro Afani, infectólogo y director del Centro VIH del Hospital Clínico de la Universidad de Chile. Las personas analizadas, todas en ese centro de salud, fueron 1.377, de las que 50% corresponde a hombres y 50% mujeres con un promedio de edad de 24 años.

En conversación con El Mostrador, Afani señaló sobre su investigación: “Yo creo que no se puede extrapolar una realidad como esa a todo el país, fue una muestra”. En ésta, 20 personas resultaron contagiadas con el Virus de la inmunodeficiencia humana; o sea, el 2,1% del total estudiado.

Leña al fuego de la alarma pública

El diario citado agrega que los números entregados por Santelices también distan bastante de los que maneja el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida, ONUSIDA, que –en base a su iniciativa Spectrum– estima que hasta fines de 2016 en Chile hubo cerca de 65.000 personas vivas con VIH, de las que el Instituto de Salud Pública confirmó a 41.681. Aquí habría una brecha de 23.800 sin diagnosticar.

Pero la irresponsabilidad de Santelices no paró. La semana pasada, el ministro de Salud le echó más leña al fuego de la alarma pública generada por la información consignada al comienzo: dijo que la mortalidad del VIH en Chile llega a 2,9 por cada 100 mil habitantes, más del doble del promedio mundial, de 1,2. Esto, cuando ONUSIDA registra cifras globales que llegan al 13,96%; es decir, seis veces superior a la nacional.

Carlos Passarelli, representante de ONUSIDA, remarcó a El Mostrador que las cantidades informadas por Santelices son “muy exageradas” porque Chile “es uno de los países que ofrece más tratamientos a las personas”. Además, acá “la epidemia sigue siendo una epidemia concentrada, que afecta a determinados grupos de la población”.