“Sra. María Isabel Parada Mirando, lamentable subrogante directora de la Junji”. Así comienza la insólita carta con que el abogado Tristán Sade presentó su renuncia a la Junta Nacional de Jardines Infantiles de la Región de Aysén el pasado viernes 13 de octubre.

La misiva, viralizada en redes sociales, continua así: “Junto con la necesidad incómoda de tener que dirigirme a Ud., pido a su alteza hacer efectiva mi renuncia a mi cargo de nana y abogado de este servicio, motivada por su intromisión inadecuada en mis decisiones como fiscal de un sumario que su alteza misma se molestó nombrar, la cual pido se haga efectiva a partir del 18 de octubre de este buen año”.

“No le doy las gracias porque su alteza no me pagaba el sueldo, sino los ciudadanos y niños de Chile que Ud. está dispuesta a pasarse por la raja”, agrega.

“Aprovecho la ocasión para que su lealtad con David Veliz Vergara, alias ‘El Sombra’ (otro excremento) fructifique y den a luz hijos del Lucifer. Espero la invitación a la boda”, continua el abogado, quien concluye con un irónico “saludos”.

Al respecto, Sade dijo a Radio Bío-Bío que al tratar ejecutar la referida orden, “dos funcionarios distintos se negaron a cumplir las diligencias y no pude hacer mi trabajo para el cual se me mandató. Como abogado me sentí aislado y pasado a llevar”. Por su parte, Parada “se entrometió con comentarios y sospecho también influyendo sobre los funcionarios que había designado porque se negaron a cumplir las decisiones del fiscal”.

De acuerdo a la versión del profesional, dicha misiva “alguien debió haberla sacado de la institución porque tiene el membrete del original, yo tengo una copia y no es”. Y sobre la supuesta disculpa que después hizo llegar según la Junji, agrega: “Eso es falso. Yo no he presentado ninguna carta, por tanto le pediría a esa gente que acompañen el documento”.

Por último, Sade informó que llevó el caso a la Contraloría para que indage a fondo pues al menos “hay incumplimiento de la normativa legal que estas personas influyeron sobre mí inadecuadamente. Esto no puede quedar como un mero arranque de rabia, esto tiene un fundamento”.