“Un portazo” acusó ayer la presidenta del PS, senadora Isabel Allende, a la posibilidad de que el gobierno cierre Punta Peuco. Esto, luego de que horas antes el subsecretario del Interior, su correligionario Mahmud Aleuy, anunciara que la clausura del penal –donde están recluidos ex militares condenados por violación de derechos humanos entre 1973 y 1990; es decir, durante la dictadura cívico-militar– está desechada aludiendo al bajo crecimiento de la economía, lo que deriva en menos recaudación de impuestos y por ende en menor capacidad de gasto fiscal.

Las declaraciones de la precandidata presidencial –quien las hizo tras el comité político en La Moneda– fueron compartidas, entre otros, por el presidente del PR, Ernesto Velasco, según informa hoy el diario El Mercurio.

Quien también se refirió al tema fue el ministro del Interior, Mario Fernández, quien matizó los dichos del subsecretario Aleuy: “he señalado que decisiones de este tipo, en primer lugar, corresponden al Ministerio de Justicia”, recordó, consigna el citado matutino santiaguino.

“En segundo lugar, hay dos consideraciones que hacer. Una consideración de tipo político y una de infraestructural o de recursos. Por lo tanto, el traslado de personas de un lugar a otro importa ese tipo de consideraciones también”, prosiguió, después de visitar a un carabinero herido en disturbios en el marco de la conmemoración del 11 de septiembre.

En todo caso, Fernández afirmó que respecto a Punta Peuco “no hay nada que descartar”.

En tanto el ministro Secretario General de Gobierno, Marcelo Díaz, aseguró que “el ministro del Interior ha dicho lo que es nuestra definición”.