País

Archivo | Flickr/puroperiodismo

Beatriz Sánchez ya con dos dígitos en encuesta de Criteria

Precandidata, medida por primera vez, figura con el más bajo rechazo y la mejor evaluación entre presidenciables.

Hoy la empresa Criteria Research dio a conocer su estudio de opinión pública de abril, realizado entre los martes 4 y 11 del mes en curso. En miras a las elecciones presidenciales del próximo domingo 19 de noviembre, de acuerdo a la medición los mejores números son para la precandidata del Frente Amplio, Beatriz Sánchez.

A menos de dos semanas del lanzamiento oficial de su candidatura, la periodista irrumpe con el 11% de las menciones espontáneas bajo la pregunta “¿Quién te gustaría que fuera el próximo presidente de Chile?”. Ahí, la carta electoral del PR y el PS, senador Alejandro Guillier, se desploma 7 puntos; es de decir, pasa de los 25 puntos de marzo a 18 unidades.

El también periodista no está estancado, es peor: registra una caída interrumpida. En febrero tenía 28%, su mejor número en lo que va del año.

En tanto, el candidato presidencial de Chile Vamos, Sebastián Piñera, se pegó un salto de 10 puntos, de 23 a 33 por ciento. En el segundo mes de 2017, el imputado por el caso Bancard consignaba la misma cifra que Guillier.

Buen piso y ¿sin techo visible?

Otra materia consultada por Criteria fue el nivel de conocimiento de las opciones presidenciales. Aquí “la Bea” –como es conocida la autodenominada “frenteamplista”– aparece con 67%; Guillier, con 93%; y Piñera, en el techo: 99%.

Asimismo, la precandidata del Frente Amplio cuenta con la mejor evaluación (38%) y el más bajo rechazo (21%). En estos ítems, Guillier obtiene 22% y 27%, y Piñera anota 5% y 37% respectivamente. Eso sí, en la encuesta este último consolida su posición como el probable próximo presidente, con 54% de menciones espontáneas, las que aumentaron 10% en comparación con las informadas por Criteria en marzo.

Por su lado, Guillier pasó de 29% a 18%; y Beatriz se queda con el 6%, el que no se puede comparar con meses anteriores porque la periodista aún no oficializaba su aspiración presidencial.