Piñera: “Todo país tiene derecho a decidir quien ingresa a su territorio”

"El presidente considera que la política migratoria deben decidirla sus chilenos, sus instituciones", ha dicho por su parte el ministro Ampuero.

Tanto el presidente Sebastián Piñera como el ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero, se han referido en La Moneda a la salida de Chile del pacto migratorio de la ONU, una decisión tomada por el jefe de Estado debido a que dicho acuerdo tiene puntos que “restringen nuestra soberanía y pueden perjudicar a nuestro país en eventuales juicios internacionales” había señalado Piñera anteayer, lunes.

Hoy el mandatario ha vuelto a defender su decisión: “Toda persona tiene derecho a dejar o abandonar su país. Pero también, todo país tiene derecho a decidir quién ingresa a su territorio”. Ambos derechos “a veces coinciden y a veces se contraponen”, sostuvo en el palacio presidencial.

“Queremos que ingresen a Chile aquellas personas que vienen a respetar nuestras leyes, a integrarse a nuestra sociedad, a aportar al desarrollo de nuestro país y a trabajar en forma honesta”, ha explicado Piñera. Esta regla, eso sí, tiene una excepción: “No queremos que ingresen a Chile –y vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para evitarlo– aquellos que vienen a causarnos daño, como por ejemplo, los delincuentes, los narcotraficantes, el crimen organizado o las personas que hacen trata de otras personas”.

Por su parte, el canciller Ampuero ha evitado referirse a sus declaraciones realizadas en el Congreso, donde había indicado que desde su punto de vista migrar es un derecho humano. Esto choca comunicacionalmente con lo afirmado por el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, quien asegura, en una entrevista difundida el fin de semana por El Mercurio, que migrar “no es un derecho humano”.

“Lo importante es que posición hay una sola, la del Gobierno de Chile”, ha remarcado hoy Ampuero. “Mi opinión es que el Gobierno dicta la política a seguir”, ha enfatizado el ministro, quien sentenció: “Chile tiene que fijarse en cuáles son sus derechos e intereses, esa es una facultad de cada nación. En ese sentido, el presidente Piñera considera que la política migratoria deben decidirla sus chilenos, sus instituciones”.