Bofill: “Cheyre no participó ni como autor, ni como cómplice, ni como encubridor”

"Lo único que efectivamente realizó, y jamás lo ha negado, fue, por orden de su superior jerárquico, llevar un sobre cerrado", asegura.

En un reportaje, ayer La Tercera reveló que el juez Mario Carroza, a cargo del caso Caravana de la Muerte, acreditó la participación en éste de Juan Emlio Cheyre. De acuerdo al diario citado, el ex comandante en jefe del Ejército arriesga entre cinco y diez años de cárcel, algo que aún no se confirma porque el magistrado se encontraría preparando la sentencia.

Respecto a la información, Jorge Bofill, abogado de Cheyre, en una declaración difundida durante la presente jornada manifiesta “sorpresa y molestia” porque el trabajo periodístico “contiene elementos que son erróneos, falsos y que me veo en la obligación de aclarar ante la opinión pública”.

Bofill explica que su cliente “está siendo investigado desde hace veinte años por su presencia en La Serena en 1973” y que ha habido cuatro ministros instructores. Además, “no es correcto señalar que el general (r) del Nunca Más está siendo investigado desde el 2016. Fue también profusamente investigado antes de asumir el cargo de comandante en jefe del Ejército”.

“Respecto del caso Caravana de la Muerte, se le acusa de cómplice. Sin embargo, como ha quedado demostrado, él no solo no cooperó en la ejecución de los homicidios, si no que tampoco conoció el objetivo delictivo de sus autores. Un ‘cómplice’ es quien coopera dolosamente, de forma efectiva y real, a la ejecución del delito. Dicha contribución al delito debe ser anterior o simultánea al hecho delictivo, lo que evidentemente no ocurrió en este caso. Don Juan Emilio Cheyre no participó ni como autor, ni como cómplice, ni como encubridor”, agrega.

Para entonces, el hoy militar en retiro era “ayudante, y en esa condición, no determinó que debía publicarse un bando, ni tampoco su contenido, no lo redactó ni menos lo suscribió. Lo único que efectivamente realizó, y jamás lo ha negado, fue, por orden de su superior jerárquico, llevar un sobre cerrado al diario El Día de La Serena”.

A juicio del abogado, el reportaje hace “una injusta y odiosa comparación entre la investigación por las trágicas muertes ocurridas en La Serena y la sentencia por los brutales homicidios ocurridos en Calama, ambos en el contexto de la Caravana de la Muerte. En este último caso, se señala que quienes fueron acusados de cómplices fueron finalmente condenados a presidio. La comparación es mal intencionada e improcedente, tomando en cuenta que ambos condenados –Emilio Robert de la Mahotiere y Luis Felipe Polanco– eran nada menos que los pilotos del helicóptero Puma”.

“Como defensa, estamos confiados en que la investigación, que se encuentra en etapa de fallo, demostrará la total inocencia de don Juan Emilio Cheyre, quien no tuvo participación alguna en la Caravana de La Serena, ni como autor, ni como cómplice, ni como encubridor”, concluye Bofill.