Hoy por la mañana la jefa de Estado, Michelle Bachelet, inauguró el seminario internacional “La Dependencia y Apoyo a los Cuidados, un Asunto de Derechos Humanos”, el que cuenta con el apoyo, por ejemplo, de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Banco Iberoamericano de Desarrollo (BID).

En la instancia señaló que “los cambios demográficos se están dando a una velocidad muy importante. En el caso latinoamericano, veremos incrementar significativamente la población de personas mayores en dos o tres décadas, proceso que en los países de Europa tardó medio siglo en ocurrir”. Y que “en el caso chileno, ya somos una población envejecida. Nuestra esperanza de vida supera hoy los 80 años y el 15,7% de nuestra población tiene más de 60 años”.

En ese sentido recalcó lo importante que es para su Gobierno modificar el sistema de AFP porque “el aumento progresivo de la población mayor genera una presión en los sistemas de los países, y choca también con mercados laborales poco ajustados a la realidad del envejecimiento. Como país vemos este tema con especial preocupación y nos hemos comprometido a avanzar con el trabajo y acuerdo de todos los sectores políticos, sociales y económicos para mejorar nuestro actual sistema”, el que a su juicio “es sencillamente inviable para responder a las demandas actuales y futuras de las personas mayores”.