Ampuero defiende salida de Chile del pacto migratorio de la ONU

"Chile no va a adherir a nada que pueda ser usado en su contra y que atente contra nuestra soberanía", advierte el canciller.

El ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero, se refirió hoy a la decisión del Gobierno de no suscribir el pacto migratorio de la ONU. El secretario de Estado explicó que “el texto discutido en Naciones Unidas choca con las normas de Chile para tener una migración segura, ordenada y regular”.

Afirmó también que lo determinado se debe a que dicho acuerdo “no establece con total claridad la distinción entre un migrante regular que llega a nuestro país, se instala respetando escrupulosamente las leyes que nos hemos dado y uno irregular que entra sin respetar las normas, probablemente a través de pasos no oficiales”.

Además, el pacto flexibiliza la posibilidad de cambiar de estatus por parte de los migrantes, es decir, “usted llega a este país bajo una determinada explicación, estatus o condición y lo puede cambiar. Llega como turista y lo puede cambiar a buscar una visa de trabajo. Eso no nos convence como país”, dijo.

Del mismo modo, recordó que “desde el comienzo de este Gobierno se han fijado aquí reglas claras para tener una migración ordenada, segura y regular”, con el objetivo de “hacer frente a una migración descontrolada y desordenada en el momento en que el Gobierno del presidente Sebastián Piñera asume sus funciones”.

“Cualquier persona es libre de salir de su país, tiene el derecho a hacerlo, los migrantes, tienen derechos, pero cada país tiene el derecho y es soberano también de fijar sus propias reglas de migración”, precisó. “Chile tiene las puertas abiertas hacia quienes quieren venir a trabajar, contribuir, integrarse a nuestra sociedad, respetando desde luego sus leyes. Pero tiene las puertas completamente cerradas hacia quienes buscan llegar a delinquir o a violar o a burlar nuestras leyes y eso es algo a lo cual Chile y este Gobierno no va a renunciar”, remarcó el canciller.

Aseguró asimismo que “si bien no es un acuerdo vinculante jurídicamente, Chile no va a adherir a nada que pueda ser usado en su contra en cortes internacionales y que atente contra la soberanía del Estado de Chile”. En la misma línea, agregó que “cuando Chile firma un documento, aprueba algún documento y da su palabra, es su palabra la que deja allí empeñada y entonces por eso el país, su Gobierno, el Presidente, el Canciller, toman las medidas adecuadas para que no se vea afectada la soberanía del país y también para que se sepa que aquello que uno respalda, firma y reconoce lo va a respetar y honrar íntegramente y si no es dan las condiciones no se firma aquello”.

Sobre temas migratorios, el ministro apuntó a que a la fecha Chile ha suscrito la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migrantes y sus Familias, “textos reconocen en el derecho de las personas a salir y volver a su país y el deber de ese país de recibirlos”.

“Naciones Unidas ha producido tres textos sobre migraciones: la Declaración de Nueva York del año 2016 y las declaraciones de los Diálogos de Alto Nivel sobre Migración y Desarrollo de 2006 y también la del 2013, cuyos principios Chile comparte”, sostuvo.

Por último, indicó que nuestro país ya es parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de 2030, cuyo objetivo 10.7 habla de “facilitar la migración y la movilidad ordenada, segura, regulable y responsable de las personas, incluso mediante la aplicación de políticas migratorias planificada y bien gestionadas”.

“Nadie, quiero subrayarlo, nadie puede decir que Chile está en contra del mutilateralismo o los derechos humanos y eso lo podemos afirmar con toda entereza y convicción. Esta es una posición permanente del Estado de Chile, del Gobierno y desde luego de esta Cancillería”, concluyó.