Esta mañana, en el debate realizado por la Asociación de Radiodifusores de Chile, el candidato presidencial Sebastián Piñera fue consultado por la periodista María Octavia Rivas sobre las políticas estatales contra la transfobia y sobre una circular del Mineduc que llama a los colegios y liceos a respetar los derechos de estudiantes menores cuyas identidades de género son diferentes del género que se les asignó al nacer. Al respecto, el abanderado de la derecha dijo: “En primer lugar, no vamos a discriminar a nadie, ni por su orientación sexual ni preferencia religiosa u otras variables como la socioeconómica. Existen niños y adultos transgénero, es una disforia de género. Eso hay que enfrentarlo con dignidad, honestidad y coraje. Vamos a hacernos cargo de esos niños”.

“Lo que no estoy de acuerdo, que estaba en el proyecto original del Gobierno, era que un niño sin consultar a sus padres, menor de edad, pudieses cambiar de sexo prácticamente sin ningún trámite”, agregó, pese a que no existe ninguna propuesta del Ejecutivo en ese sentido.

Luego, afirmó que “existen niños trangéneros y también adultos transgéneros. ¿Qué significa? Es una disforia de género. Tienen un género asignado, pero se sienten de otro género. Muchos casos de estos transgéneros o de disforia de género se corrigen con la edad”.

“En los países desarrollados se estudia ese fenómeno de disforia, se acredita, porque tenemos que hacernos cargo de esos casos, pero en forma responsable, en forma seria, no transformando que el género es prácticamente como la camisa que uno se la pueda cambiar todos los días”, sentenció.

Esta no es la primera vez que Piñera se refiere en dichos términos a las personas trans. De hecho, en el programa “Candidato, llegó tu hora” de TVN, Piñera señaló el pasado 1 de noviembre que “no es prudente que a tan temprana edad un niño pueda decir si nació como hombre que ahora quiere ser mujer y vamos al Registro Civil”.

En el mismo sentido, sostuvo que “esto tiene que ser un proceso que pase por ciertos filtros, tiene que haber exámenes, evaluaciones, tienen que saber los padres de esa situación. Yo creo que algunas personas tienen un sexo de nacimiento que ellos sienten que no es el sexo de su identidad. Y eso es respetable. Son hijos de Dios, tienen toda la dignidad, pero ir a pensar de que el sexo es cualquier cosa que se cambia, como uno se cambia la camisa, que es un poco lo que está en el proyecto de ley que se hace con tanta simpleza, me parece a mí que es una grave falta de prudencia”.

Reacción del Movilh

Al día siguiente, el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual se contactó con el comando del candidato para aclarar conceptos y solicitar que Piñera se interiorizara más del tema, pero fue imposible un diálogo directo con él.

En esta oportunidad, y dada la persistencia de sus afirmaciones, el Movilh replicó mediante un comunicado que “ni la transexualidad, ni la homosexualidad se corrigen. Afirmarlo, es un insulto gratuito que daña la dignidad de personas, y más grave aún, que en este caso vulnera la integridad psicológica de niños y niños, lo cual es intolerable”.

El presidente de la organización, Ramón Gómez, remarcó que “no hay ningún caso en el mundo donde un niño o niña trans, luego hubiese revertido su identidad de género. Esos son solo mitos y prejuicios, alimentados por grupos que promueven discursos de odio y se disfrazan de científicos. No hay ningún estudio científico que avale lo señalado por Piñera. El candidato debiese abrirse al diálogo y reunirse no solo con quienes rechazan nuestros derechos, sino también con quienes los promovemos”.

Asimismo, desde el Movilh se denunció que “un grupo internacional, denominado American College of Pediatricians (ACPed), afirma que la transexualidad se revierte en más del 80% de los casos. Esta fuente es la misma que usan los opositores a la Ley de Identidad de Género en Chile, y el parecer, son los mismos que están asesorando a Piñera”.

“La ACPeds apenas se compone de unos 200 miembros y fue fundada en 2012 por un grupo de pediatras, todos ultra-religiosos y transfóbicos, que se distanciaron de la Academia Americana de Pediatría (la más importante de su tipo, con más de 60 mil integrantes), solo porque esta última entidad se había pronunciado contra la discriminación a las personas LGBTI y a las familias homoparentales. Por tanto la ACPeds no es un grupo científico. El deber de Piñera como candidato presidencial es dar con la verdad, conocer y leer los estudios científicos, es vez de repetir prejuicios y estigmas”, expresó también Gómez.

Por último Rolando Jiménez, dirigente del Movilh, apuntó a que la justicia ya está “permitiendo que niños y niñas cambien su nombre y sexo legal y han sancionado colegios, clínicas y otras instituciones cuando no respetan la identidad de género. El Mineduc emitió una circular sobre la materia que es un deber del Estado cumplir, no del gobierno de turno, pues es un compromiso internacional. Por tanto no solo llamamos a Piñera a respetar derechos de niños y niñas trans. También lo instamos respetar la independencia de los Poderes del Estado, a respetar los pronunciamientos judiciales y a respetar los compromisos internacionales en materia de derechos humanos. Apelamos al diálogo, a la apertura en las miradas y puntos de vistas y esperamos que ello sea bien recibido”.