Una tormenta política desató ayer por la mañana el aspirante a La Moneda de la derecha, Sebastián Piñera, luego de que sugiriera un supuesto fraude electoral en primera vuelta: “Vimos que muchos votos en las mesas estaban marcados previamente el día de la elección, estaban marcados por Guillier o por Sánchez, no por nosotros”, advirtió en un especial de Ibero Americana Radio, el grupo de emisoras que Prisa tiene en Chile.

Al respecto, el periodista Mirko Macari insistió que es “inédito, completamente inédito” porque Piñera “no solo es un candidato presidencial, sino que es un ex presidente que está poniendo en duda el sistema electoral, eso es lo que está haciendo; o sea, dice ‘yo no pongo en duda el Servicio Electoral’, pero eso es lo que está haciendo”.

Y por lo anterior “salió a contestar el Servel, salió a contestar el Gobierno, salió el Frente Amplio. Y yo creo que es un error gravísimo que solo habla de desesperación, porque transmite esa sensación de estar acusando al árbitro cuando el partido no está a tu favor”, agregó el analista político, en su programa “No somos nada” de la radio El Conquistador. Consultado por si Piñera se está “poniendo el parche antes de la herida”, Macari respondió: “Claro, completamente. O sea, yo me temo, me temo que este tipo de clima que crea este tipo de discurso puede generar algún hecho complejo el día de la elección, como el desconocimiento de la elección misma, pedida de recuento de votos”.

Asimismo, recordó que “estamos en América Latina, en América Latina pasan estas cosas aunque nos creamos inmunes. Un candidato en México no reconoció el triunfo de los otros y se apostó frente al Palacio de Gobierno –ahí, en el Zócalo de la Ciudad de México– durante todo el sexenio que duró el Gobierno reclamando la legitimidad. Y entonces yo no digo que vaya a pasar eso, pero cuidado, no estamos inmunes a nada”.

Macari sentenció que lo de Piñera “es lo más parecido a Venezuela que yo he escuchado en toda esta campaña, de verdad”, porque en Chile no se había puesto en duda el sistema electoral, que “no será perfecto pero es bastante bueno. Y una cosa es que haya un vocero, que haya un parlamentario que en su zona acuse que esto pasa, que pida una investigación de Fiscalía, si es un hecho público la Fiscalía, el Ministerio Público puede meterse de oficio a investigarlo. Pero que lo haga el propio presidente a dos semanas de la elección tiene una connotación política que uno no puede sino dejar de tener bajo sospecha; o sea, qué hay detrás de esto, no es el único que lo dice, lo dicen otros voceros del comando. Yo escuché ayer a José Antonio Kast en Estado Nacional en una línea parecida, pero es distinto que lo diga Kast a que lo diga Piñera”.

“La intención es otra”

Por las denuncias de votos marcados, el periodista apuntó a que hubo y fueron “muy aisladas, muy aisladas”, a que “no hay nada sistematizado”. Sin embargo, a su juicio, al tema igualmente “hay que ponerle el ojo porque se puede estar generando un clima de desconocimiento de la elección y ahí estaríamos en otro escenario”.

“Hay que ver el desarrollo de esta noticia, si se le baja el perfil o si se reafirma. Hay que ver quiénes hablan sobre esto dentro del propio comando, en el sector, qué es lo que se dice porque si hay un discurso que tiende a respaldar los dichos de Piñera y no se asume que es un error, podemos estar en presencia de un cambio de escenario político; es decir, se están poniendo el parche antes de la herida para perder, porque lo que pasó en la elección del 19 de noviembre es eso, que cambió la dirección del viento, ¿no?. Y donde entró la preocupación fue al comando de Piñera porque no alcanzó el objetivo esperado, el que todos asumían como el escenario del desde, que era el 44% con un piso de 40%, estuvo por debajo de eso”, remarcó.

Del mismo modo, Macari indicó: “Sabemos que el problema histórico de la derecha es para crecer. Entonces, ¿están planteándose bajo un escenario de pelea voto a voto, que llegue incluso a pelear ese voto a voto en la justicia electoral?. Esa es la pregunta”. Y tras asegurar que el hecho es “gravísimo”, calificó la acusación de “piñericosa que es más que una piñericosa”. Además, “ponerse en el escenario de que el árbitro está comprado, si es eso lo que está diciendo Piñera, nos pone al nivel de país bananero”.

“Yo no creo que sea un error, yo creo que hay una estrategia, eso es lo que me sospecho”, dijo también el analista. En cuanto al motivo de lanzar algo como el fraude sin ni una prueba, afirmó que “el objetivo es otro, instalar una conversación, no es hacer una denuncia. Es… Claro, instalar la sospecha”.

“Lo que yo espero que no pase, pero no lo descarto en este clima, es que el lunes 18 de diciembre amanezcamos sin presidente. Inédito, pero todo puede ser”, concluyó.