País

Archivo

Ximena Fuentes: “Bolivia no puede cambiar la ley de gravedad”

Agente de Chile ante La Haya aborda demanda por el río Silala.

Ayer, apoyada de imágenes satelitales, la agente de Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por la demanda contra Bolivia por el río Silala y académica de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, Ximena Fuentes, explicó en detalle los antecedentes, argumentos y hechos que avalan la acción legal que presentó nuestro país en contra de su par altiplánico.

En el marco de una conferencia organizada por el Departamento de Derecho Internacional del plantel estatal, la también directora de Fronteras y Límites (Difrol) de la Cancillería descartó de plano que Chile haya aplicado “desvíos artificiales” al cauce del torrente, recalcando que el curso de sus aguas fluyen hacia Chile debido a razones geográficas y al desnivel de más de un 4 por ciento que existen en el terreno entre el punto del nacimiento del río hasta la frontera.

“Hay una ley que Bolivia no puede cambiar, que es la Ley de Gravedad”, sostuvo Fuentes, al graficar que el río corre naturalmente hacia territorio nacional sin intervención humana de ningún tipo. Asimismo, la agente chilena explicó que se decidió dicha presentar la demanda para evitar que el gobierno de Evo Morales continuara “acusándonos de robar” las aguas del Silala en distintas instancias y foros internacionales.

“No estamos presentando una demanda que tiene un objetivo político o comunicacional”, sino que se trata de una acción que busca que La Haya establezca que el Silala “se trata de un río internacional que cruza naturalmente la frontera hacia nuestro país y en el cual ambos [países] ribereños tienen derecho a beneficiarse”, indicó la experta, quien ese contexto explicó que el sentido de presentar la demanda tiene que ver con proteger mejor los derechos de Chile, “porque si esperábamos dos años nos exponíamos, primero a un uso comunicacional y también a que Bolivia intente actividades para que no nos llegue agua y nos ponía en una situación de riesgo que desviaran artificialmente el curso del agua hacia otro lugar”.

Consultada por la desgastada relación entre ambos Estados y la posibilidad de que La Paz presente nuevas demandas por controversias con otros ríos del norte, como el Lauca y el Caquena, la profesional manifestó que la Dirección de Fronteras y Límites y la Cancillería se encuentran preparada para defender los derechos del país, ya que se han cumplido todos los requerimientos del derecho internacional en materia de recursos hídricos compartidos.

Finalmente, sobre las razones que tienen las naciones limítrofes para entablar demandas internacionales, explicó que si bien los países siempre tienen controversias con sus vecinos, estos últimos casos en La Haya responden más bien a un ajuste de cuentas histórico.

“Todas las demandas (de Perú y Bolivia) tienen de alguna manera un aspecto reivindicatorio por el tema de la Guerra del Pacífico, y ahí hay un punto interesante de ver por qué nos persigue aún los efectos de esa guerra hasta el día de hoy”, concluyó.