Fiscales acusan a Carabineros de haber quebrantado el Estado de derecho

Reacción ante "amedrentamiento" a Cristián Paredes, fiscal regional de la Araucanía que "es seguido, vigilado y grabado" por Dipolcar.

Mediante un comunicado, difundido ayer, la Asociación Nacional de Fiscales expresa “su más enérgico rechazo y preocupación por la situación que se encuentra viviendo el fiscal regional de la Araucanía, Cristián Paredes Valenzuela, quien ha debido recibir protección policial de oficiales de la Policía de Investigaciones de Chile, ya que está siendo objeto de seguimientos, vigilancias y grabaciones por parte de funcionarios de Carabineros de la Dipolcar”.

Cabe recordar que el fiscal Paredes es quien destapó la supuesta farsa de la operación Huracán y en el contexto de las pesquisas por ésta, decidió abrir una causa penal en contra de la Unidad de Inteligencia Operativa Especializada (UIOE) de Carabineros por obstrucción a la investigación y falsificación de instrumento público.

En su escrito, el gremio de fiscales recuerda: “Hace una semana efectivos de la sección de Fuerzas Especiales de Carabineros rodean a un fiscal para evitar que realice una diligencia de investigación”, iniciada luego de que desde el Ministerio Público se atribuyera un “montaje de pruebas” a la Dipolcar, la que así habría inculpado a varios mapuche de atentados en la IX Región. Por esa razón, Paredes también cerró el caso Huracán y “ahora el fiscal es seguido, vigilado y grabado por miembros” de Carabineros, afirma la Asociación.

“Creemos que las actuaciones de los funcionarios de Carabineros involucrados en estos hechos y sus mandos están fuera del marco de la ley y quebrantan de facto el Estado democrático de derecho, erigiéndose como autoridades cuyo poder, en los hechos, no está supeditado a la autoridad civil”, asegura.

“Los fiscales de Chile no nos dejaremos presionar por estas acciones que claramente buscan intimidarnos, en especial al fiscal regional mencionado, quien haciendo aplicación del principio de objetividad ha desestimado una causa cuya prueba habría sido manipulada”, sostienen. Y remarcan: “Debemos velar porque ningún ciudadano de este país, de cualquier raza, etnia, edad, sexo o condición, sea juzgado en virtud de pruebas que han sido adulteradas, y ese deber lo seguiremos cumpliendo, quien quiera que sea el autor de dicha adulteración”.

Los investigadores hacen un llamado a su superior, el fiscal nacional Jorge Abbott, “a pronunciarse públicamente en el mismo sentido que esta Asociación, repudiando las acciones de amedrentamiento y vigilancia que hoy vive el fiscal Paredes”. También exigen que “se le brinde a él y a su familia la máxima protección y demandamos de las autoridades, sea del Ministerio del Interior y Seguridad Pública o de Carabineros de Chile, que aclaren a la brevedad quién ha instruido este hostigamiento al fiscal Paredes y ordenen el cese inmediato”.

“Esperamos que el Ministro del Interior vele porque los recursos policiales no sean utilizados para presionar y amedrentar a quienes denuncien o investiguen a algún miembro de las filas policiales de nuestro país, los cuales por supuesto, están para proteger a la ciudadanía”, concluye el documento.

En Twitter

Por su parte, la presidenta de la Asociación Nacional de Fiscales, Trinidad Steinert, tuiteó que el “irregular” actuar de Carabineros es “impresentable” e hizo un emplazamiento directo a La Moneda “a restablecer el orden quebrantado”.

“No olvidemos la investigación por más de $26.758.000.000 y 127 imputados, la mayoría Carabineros”, por delitos como malversación de caudales públicos “y otros”, escribió en dicha red social, donde explicó que no hay una “bochornosa pugna” entre la Fiscalía y la policía de carácter militar como asegura el diario La Tercera en un editorial, pues “en un Estado de derecho no se puede permitir que Carabineros actúe del modo que lo ha hecho: investigación por malversación en su contra, presentación de pruebas falsas, seguimiento a un fiscal”.