Revés para el dictadorzuelo: Corte de La Haya rechaza demanda de Evo contra Chile

Pdte. de la Comisión de RR.EE. del Senado insiste en que jefe de Estado no es "interlocutor válido y queda descartado desde ese punto de vista".

Hace cinco años el mandatario boliviano Evo Morales presentó, ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, una demanda con la cual quería obligar a Chile a negociar una salida soberana al mar. Hoy, finalmente, la CIJ ha resulto el caso y el escenario no puede ser mejor para nuestro país: los argumentos de Bolivia se desestimaron y, por 12 votos a 3, la demanda fue rechazada.

En otras palabras, Chile no tiene la obligación de negociar con Bolivia, punto que era la parte central del reclamo.

El resultado sin duda alguna es el peor para Evo. Este último ha usado su demanda contra Chile como herramienta de política interna, también para empujar su eternización en el poder, algo que busca alcanzar con una cuarta elección presidencial en 2019 (periodo 2019-2025). Si la gana, podría sumar 19 años en la Presidencia.

Para conseguir su objetivo, Morales tiene el camino cuesta arriba. Además de recibir un contundente rechazo a su demanda contra Chile en la CIJ, hay que tener en cuenta que en 2016, en un plebiscito, el 51,3% de los bolivianos dijeron “no” a modificar la Constitución para permitir una nueva candidatura presidencial de Morales, quien aún así podrá postularse tras obtener luz verde por parte del Tribunal Constitucional de Bolivia en 2017. Para la oposición a Evo, la resolución del TC fue un “golpe”.

No es un interlocutor válido

A fines de septiembre, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Ricardo Lagos Weber, lanzó en un video subido a Twitter que “el futuro de la relación entre Chile y Bolivia no pasa por la relación con el presidente Morales, quien no será interlocutor válido para seguir conversando”.

Según el diario La Tercera, las palabras del senador generaron inquietud en La Paz, donde las recibieron como una señal de lo que sería la estrategia chilena luego de conocer el fallo de la CIJ. Fueron interpretadas asimismo como una forma de decir que no se descarta el diálogo, pero que la decisión pasa por el resultado de las presidenciales bolivianas de 2019.

Tras conocer la resolución de la CIJ, Lagos Weber insistió: “La relación con Bolivia, desde el punto de vista de sus gobernantes, no es una relación buena”. El senador apuntó a que Evo “ha sido muy descalificador, demasiado. Y creo que ahora va a tener que enfrentar sus némesis, que es haber tratado a Chile de esta forma, y que la Corte Internacional de Justicia le dijo: así no se hacen las cosas, usted no tiene derecho”.

“Ahora él tendrá que enfrentar un tema interno”, dijo. “Yo espero que los bolivianos decidan lo que tengan que hacer y Chile se relacionará con la autoridad que Bolivia se dé, pero está claro” que Evo no es un “interlocutor válido y queda descartado desde ese punto de vista”, remarcó el ex presidente del Senado.

Más tarde, en las afueras de la CIJ, Morales sostuvo en una escueta declaración: “Hemos escuchado atentamente el informe de la Corte Internacional de Justicia. En este informe, si bien no hay una obligación de negociar, hay una invocación a seguir continuando con el diálogo”. A juicio de Evo, lo anterior se puede constatar en el párrafo 176 del fallo: “Los hallazgos de la Corte no deben ser entendidos como si impidieran a la partes continuar su diálogo e intercambios en un espíritu de buena vecindad para atender los asuntos relativos a la situación de enclaustramiento de Bolivia, solución que ambas partes han reconocido como un asunto de interés mutuo”.

“Con la voluntad de ambas partes, pueden llevarse a cabo negociaciones significativas”, destacó Morales.