Felipe Irarrázabal cierra el caso de colusión de pañales

Funcionario designado por Piñera dice que arista de la colusión del Confort está prescrita.

Hoy, a través de un comunicado, la Fiscalía Nacional Económica informó que su titular Felipe Irarrázabal –quien fue puesto su cargo por el Gobierno (2010-2014) “de excelencia” del inversionista Sebastián Piñera– decidió cerrar la investigación por la colusión de los pañales, caso en el que está involucrada, para variar, la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones (CMPC), el holding forestal y papelero controlado por la familia Matte; y Kimberly-Clark, la multinacional estadounidense que ya fue sancionada por un caso similar ocurrido en Colombia.

“La Fiscalía Nacional Económica cerró hoy una investigación iniciada de oficio en noviembre de 2015 en relación con el mercado de pañales, concluyendo que no se desprenden de la misma elementos que permitan entablar una acción ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC)”, dice el escrito, que al mismo tiempo afirma que “la investigación archivada concluye que los ejecutivos de Kimberly Clark y CMPC sostuvieron reuniones y contactos telefónicos esporádicos entre los años 2002 y 2009, cuyo objetivo habría sido alterar las condiciones de competencia del mercado de los pañales, por la vía de propiciar alzas de precios y, principalmente, de coordinar posicionamientos de precios entre sus productos”.

“La información recabada en las pesquisas dio cuenta de que estos hechos y sus eventuales efectos no se prolongaron más allá del año 2009, de manera tal que a la fecha de recepción de la misma por parte de la Fiscalía ya se encontraban prescritos y era improcedente, en apreciación de la Fiscalía, ejercer acciones legales”, explica, en la misma línea de lo planteado hace unos días por el fiscal nacional Jorge Abbott.

“Los antecedentes que dieron origen a esta investigación tienen su punto de partida en la investigación sobre la colusión del tissue, iniciada de oficio en diciembre de 2014, la que derivó en la presentación de un requerimiento en contra de las empresas CMPC Tissue y SCA Chile (ex Pisa), actualmente en tramitación ante el TDLC”, agrega.

Asimismo, el texto difundido por la FNE advierte que “la decisión de separar ambos asuntos se fundó en diversos factores, tales como que se trataba de mercados, empresas y períodos diferentes, la distinta entidad de la conducta detectada en uno y otro mercado, y la contundencia de la prueba existente respecto de cada uno de ellos”, Y que “la existencia de la investigación relacionada con el mercado de los pañales, así como las numerosas diligencias realizadas, se mantuvo bajo reserva, como todas las investigaciones sobre colusión que efectúa la FNE, en cumplimiento de su normativa”.

“Entre las diligencias realizadas se cuentan solicitudes de información a las firmas investigadas y otros actores del mercado, tomas de declaraciones a ejecutivos de las empresas, análisis económicos, informes en derecho y cooperación con agencias internacionales, entre otras”, prosigue.

El comunicado también consigna declaraciones del fiscal Irarrázabal, quien ahí asegura que “la colusión es la conducta más dañina contra la libre competencia y seguiremos luchando contra ella con la seriedad y argumentos técnicos que nos caracterizan, ejerciendo diligentemente las atribuciones que nos otorga la ley. En estos años hemos sido exitosos en nuestra política de persecución de carteles, y ese éxito se debe en gran parte a nuestro programa de delación compensada, que respeta la confidencialidad de la información entregada, como ocurre en los países más desarrollados”.

Respecto al caso en particular, arguye que “primero, iniciamos investigaciones de oficio y, luego, ejercimos las acciones correspondientes en el mercado del tissue. A la par, seguimos investigando el mercado de los pañales para determinar si, independiente de la fecha de los contactos, hubo efectos que permitiesen extender la prescripción, lo que hoy fundadamente podemos descartar”.

La FNE concluye su documento señalando que para ella “el cierre de esta investigación implica el fin de la arista de pañales a la luz de la libre competencia, sin perjuicio de eventuales acciones ante el TDLC por parte de particulares. En el caso de la colusión de los fabricantes de papel tissue, la institución continúa trabajando, con miras a lograr una condena ejemplificadora”.

También, en elrepublico.com