Piñera anuncia reforma previsional que aumenta pensiones en 40%

Proyecto del Gobierno introduce varios cambios, entre los que destaca subir la cotización mensual en 4% con cargo al empleador.

La noche de este domingo, en una cadena nacional realizada a eso de las 21:00 horas, el presidente Sebastián Piñera ha anunciado el envío de una reforma provisional –que tendrá un costo fiscal en régimen de $3 mil 500 millones de dólares– al Congreso.

En concreto, este proyecto “apunta a fortalecer ambos pilares” del sistema de jubilación actual, es decir, “el contributivo y el solidario”, dijo el mandatario.

El “objetivo central” de la iniciativa, según Piñera, “es mejorar las pensiones actuales y futuras, pero con un cariño y una urgencia muy especial con aquellos grupos más vulnerables, con la clase media, con las mujeres, y con aquellos que voluntariamente extiendan su permanencia en el mundo del trabajo para permitir que todos nuestros adultos mayores puedan superar y dejar atrás situaciones de pobreza o vulnerabilidad y vivir sus vidas con mayor calidad, mayor seguridad y con más dignidad”.

Los puntos “fundamentales” de esta reforma es “primero, aumentar el ahorro previsional de los trabajadores mediante un aporte adicional y mensual del 4% del sueldo de cada trabajador que será financiado por los empleadores. Este mayor aporte crecerá en forma gradual, de forma de no afectar nuestra capacidad de crear nuevos y buenos empleos”.

Lo anterior “va a significar un aumento del 40% en las pensiones de todos los chilenos”.

En segundo lugar, con este proyecto se busca “fortalecer el pilar solidario, que crecerá gradualmente hasta llegar a un 40% y va a pasar del 0,8% actual a un 1,12% del PIB y significará un incremento de gasto público, para fortalecer ese pilar solidario, cercano a los $1.000 millones de dólares, que va a ser financiado con mayores aportes del Estado. Este fortalecido pilar solidario nos permitirá mejorar inmediatamente la pensión básica solidaria y el aporte previsional solidario en un 10%, y éstos seguirán creciendo en función de la edad del pensionado hasta un 50% la pensión básica solidaria y hasta más de un 70% el aporte previsional solidario”, detalló el presidente.

Además, “el Estado aportará recursos adicionales para financiar un nuevo aporte a los pensionados de la clase media que superen un mínimo de cotizaciones, y que será creciente con los años de cotización de cada trabajador” y “este aporte adicional a los pensionados de la clase media será aún mayor para las mujeres, de forma de compensar –parcialmente– su menor participación en la fuerza de trabajo, sus menores salarios que muchas veces se debe a la maternidad o al cuidado de sus familias”.

Por otro lado, “el Estado también hará aportes adicionales a quienes voluntariamente posterguen su permanencia en la fuerza de trabajo y su edad de jubilación. De hecho, una permanencia adicional de cinco años en la fuerza de trabajo aumenta en más de un 40% el monto de la pensión. La mitad de ese mayor ahorro por postergar la edad de jubilación irá a financiar las futuras pensiones”, mientras que “la otra mitad podrá ser retirada libremente por las personas una vez que estén jubiladas para poder disponer de ellas de acuerdo a sus propias necesidades o preferencias”.

El presidente reveló asimismo que la reforma “aumentará también las opciones de los trabajadores para que ellos puedan elegir libremente quién administra este 4%”, posibilidad que se ampliará con “la creación de nuevas instituciones, que podrán ser con o sin retiro de utilidades”, es decir, con o sin fines de lucro, “y también podrán ser formadas por filiales de cajas de compensación, cooperativas de ahorro y crédito, administradoras generales de fondos, AFP, compañías de seguros, etcétera, las cuales podrán administrar este mayor ahorro previsional sujeto a las reglas de operación e inversión que establecerá la Superintendencia de Pensiones”.

“Igualmente, esta reforma aumentará la competencia en la industria de la administración de fondos de pensiones mejorando la información a los trabajadores y las licitaciones de los nuevos afiliados, y permitiendo descuentos en las comisiones en función del tamaño del grupo que se incorpora y de su compromiso de permanencia en el tiempo con un solo objetivo: bajar los costos, bajar las comisiones y mejorar sus pensiones”, agregó el jefe de Estado.

Finalmente, “esta reforma previsional contempla un seguro solidario que será financiado con una cotización adicional del 0,2%, de cargo del empleador, para financiar una pensión adicional y creciente con la edad, para aquellos adultos mayores que por sufrir una dependencia severa –física o mental– no sean autovalentes y requieran un apoyo y una ayuda especial”.