Por facilitación de boletas ideológicamente falsas es la solicitud que hoy ingresó al Octavo Juzgado de Garantía de Santiago el fiscal del caso SQM, Pablo Gómez, para formalizar al candidato presidencial del Partido Progresista (PRO), Marco Enríquez-Ominami (ME-O).

Al respecto, el persecutor part-time de la indagatoria detalló que le solicitó al tribunal que la audiencia a la que deberá asistir el dirigente progresista –contra quien el Servicio de Impuestos Internos (SII) no se ha querellado– se fije para el miércoles 19 de octubre, junto a la comunicación de cargos que ese mismo día escuchará un ex estrecho asesor y mano derecha del político: el ex secretario general del PRO, Cristián Warner, cuya empresa Cristián Warner Comunicaciones Publicidad y Marketing EIRL emitió, entre 2011 y 2013, 33 facturas por $362 millones de pesos a SQM Salar, una de las filiales de SQM, minera no metálica que rectificó los comprobantes en medio de las investigaciones del Ministerio Público por financiamiento ilegal de campañas electorales de todo el sistema político.

En el caso de Warner hay una querella del SII, del martes 22 de septiembre de 2015. Respecto a Enríquez-Ominami, en tanto, cabe recordar que declaró por esta trama corrupta el día lunes 14 de diciembre de dicho año, oportunidad en que se acogió a su derecho a guardar silencio en medio del interrogatorio.

Sin querella

Sobre la formalización del candidato presidencial pese a no contar con un libelo de Impuestos Internos, el fiscal Gómez explicó que “siguiendo el criterio que ha establecido el fiscal nacional en sus instructivos efectivamente acá existe una querella del SII en contra de Cristián Warner por hechos que investigados por el Ministerio Público han dado cuenta que en ellos habría intervenido no sólo el señor Cristián Warner sino que también Marco Enríquez-Ominami, así que estamos dentro de los marcos que ha establecido tanto la ley como los instructivos del fiscal nacional”.

Y por último, se hizo cargo de las criticas que apunta a la imparcialidad de la Fiscalía en la persecución de delitos ligados a financiamiento de campañas electorales: “nosotros no formalizamos a personas de uno u otro sector sino que hacemos una investigación objetiva y de acuerdo a los antecedentes que la investigación arroja tomamos decisiones como las que hemos tomado el día de hoy, pero evidentemente no podemos tener a la vista a qué partido a qué sector de la política pertenece una persona investigada”.

“Una operación política”

Como ha sido la tónica en el último tiempo, Enríquez-Ominami evitó referirse a la investigación en la que está involucrado en una conferencia de prensa abierta; se limitó a difundir un comunicado a través de su página oficial de Facebook, texto que comienza así: “estamos tranquilos, porque esto significa un paso más en la investigación para que se demuestre que soy inocente. Asistiré donde la justicia determine para esclarecer lo más prontamente posible los hechos que se me imputan”.

“Esta es una acusación política. No hay base legal para la decisión que ha tomado un fiscal que tiene relación directa con la candidatura presidencial de Sebastián Piñera. Entiendo que el piñerismo opere para intentar sacarme de la carrera por secretaría. Pero en Chile existe un sistema legal que funciona. Confío en los tribunales de justicia y no me cabe duda que en esa instancia quedará demostrado que esta formalización es una operación política que carece de base legal y que no tiene ni evidencia ni pruebas”, agrega.

Según el dirigente del PRO, aquí “el duopolio está operando para sacar de carrera a los que queremos que las cosas cambien. Pero no lo van a lograr. Lagos y la vieja Concertación creen que las demandas populares se pueden acallar con formalizaciones espurias. Reafirmo mi inocencia y exijo que se realice pronto el juicio para que mi inocencia quede demostrada ante los tribunales”.

“Claro que no es una situación fácil. No me gusta que se judicialice la política, ni que se politice la justicia. Es descarado el modo en que se está utilizando la justicia para intervenir directamente en la contienda presidencial, protegiendo a algunos y tratando de tumbar proyectos de cambio, como el nuestro”, prosigue.

“Pero, tal como venimos haciendo junto a miles de chilenos valientes, seguiremos imparables defendiendo un sistema que supere las AFP, salarios dignos, una educación pública gratuita y de calidad, garantizar como derecho el acceso a la salud y crecimiento para todos, que son las reales preocupaciones de los ciudadanos. Seguiremos en la calle, mirando a los ojos a los chilenos. Nuestra convicción es más fuerte”, concluye.