En febrero del año en curso, el DC Nicolás Preuss, actual candidato a concejal de Santiago, renunció a la dirección del Instituto Nacional de la Juventud (Injuv), uno de los organismos dependientes del Ministerio de Desarrollo Social, antes de los coletazos por la versión publicada por El Mostrador que sostiene que el militante oficialista no dimitió por “diferencias de opinión” con el ministro de dicha cartera, el PC Marcos Barraza, sino porque  llegó tarde y –afirmó la gobernadora Patricia Moreno (DC)– “con hálito alcohólico” a una actividad realizada en Valdivia.

¡A la captura, “camaradas”!

Después de lo anterior, información de similar tipo sigue saliendo desde el Injuv. Y sí, involucra a la DC, según consigna el citado diario digital, el que difundió un artículo en que da cuenta de que varios “camaradas” del circulo cercano del presidente de la Juventud DC (JDC), Diego Calderón, acceden a millonarios sueldos sin tener un titulo profesional. El de Nicolás Farfán es un buen ejemplo de esto: llegó a la dirección del Injuv y comenzó a recibir un ‘chocoso’ de $3.787.197. Nada mal para alguien que egresó pero no se tituló.

“Somos amigos hace años, estudiamos en la misma escuela de derecho”, responde Calderón al ser consultado por El Mostrador sobre su relación con Farfán, quien ahora quiere ser candidato a diputado por el nuevo distrito 14 (Talagante, Melipilla y Maipo) creado con la reforma al sistema binominal impulsada por el ex ministro del Interior Rodrigo Peñailillo (PPD).

El director del Injuv al mismo tiempo tiene de jefe de gabinete a Hernán Bocaz, el consejero nacional de la JDC y mano derecha de Calderón que con tan solo su educación media, que es hasta donde llegó según Gobierno Transparente, percibe una remuneración mensual de $1.175.672, consigna la misma fuente oficial. Calderón dice que los datos son errados ya que su amigo –a quien conoce desde la revolución pingüina (2006), durante la cual estudiaron juntos en el Liceo Lastarria– estuvo en derecho en la Universidad Andrés Bello.

El presidente de la JDC agrega que a Bocaz solo “le falta el grado”.

En el listado de nombres cercanos a Calderón que arribaron al Injuv también figuran algunos que sí tienen cartón: el administrador público Enzo Nicolás Pagano Cares (jefe de la administración nacional, $1.957.857), un “operador” de su equipo político; el contador auditor Cristián Landaeta Vergara (profesional de apoyo, $1.962.325), uno de sus hombres de confianza; y su primo Felipe Ahumada Calderón (apoyo administrativo, $1.523.596). Este último es diseñador en comunicación audiovisual.

Frente a esta situación –que es criticada dentro y fuera de la DC– Calderón argumenta que hay un “cuestionamiento” que “existe en la opinión publica pero a las personas hay que evaluarlas por sus capacidades laborales, académicas y políticas”, que “ellos ejercen cargos no sólo administrativos sino políticos, para implementar el programa del gobierno de la presidenta Bachelet”. Y que hay personas “de todos los partidos” que al final “están ejerciendo funciones y lo están haciendo bien”.

“Ha habido un cambio importante en el Injuv y se debe en gran parte a calidad a de los que han ingresado”, concluye.