Pablo Vergara, ex concejal de Ñuñoa, presentó una denuncia criminal por malversación de caudales públicos y fraude al fisco en el marco del caso Basura, en el que es querellante. El Ministerio Público acogió los argumentos, por lo que “será asignada a fiscal para su tramitación”, confirmó la persecutora Ximena Chong a El Mostrador.

El citado diario señala que la acción legal es por el pago de un subsidio de casi $15 mil 700 millones de pesos a KDM y otras firmas recolectoras de basura, todas investigadas por corrupción en licitaciones municipales relativas a la gestión de residuos.

Sigue el dinero

La transferencia de recursos se comenzó a gestar –por el paro iniciado por trabajadores de las firmas ya aludidas, a las que exigían mejoras salariales– el día lunes 29 de julio de 2013 y se concretó en diciembre de ese año, casi al final del Gobierno del hoy candidato presidencial de la derecha, Sebastián Piñera, quien “autorizó el traspaso de estos dineros municipales a las empresas disfrazado como una compensación a los municipios”, dice Vergara.

Las negociaciones para el acuerdo tuvieron lugar en la Municipalidad de Ñuñoa, encabezadas por el por entonces alcalde RN Pedro Sabat –quien ya fue formalizado por cohecho, fraude al fisco y lavado de dinero en la causa– junto a ejecutivos, etcétera, de las compañías de aseo.

El querellante además apunta a que la Contraloría detectó que no todo el dinero llegó a los trabajadores de KDM y de las otras firmas, motivo por el cual “en la denuncia hemos solicitado que la Fiscalía investigue el verdadero destino de esos fondos”.