Archivo | Flickr/50371131@n04

Caso Caval

Dávalos desatado: da cátedra de moral y anuncia querellas hasta contra ministros

Hijo de la ex presidenta Michelle Bachelet adelanta que también habrá acciones legales contra medios de comunicación.

En el marco del caso Caval, el Juzgado de Garantía de Rancagua decretó el sobreseimiento de Sebastián Dávalos como autor del delito de cohecho, pero rechazó aplicar la misma medida –junto a su esposa Natalia Compagnon– por estafa al empresario Gonzalo Vial.

No, no hay pudor

Y con la resolución confirmada, el hijo de la ex presidenta Michelle Bachelet leyó un comunicado: “Tuvieron que pasar más de tres años para que por fin saliera toda la verdad a flote. ¿Se acuerdan qué les dije el día que renuncié? Yo no he cometido ningún delito y ninguna falta”, dijo.

“Fui investigado más que ningún otro chileno y no encontraron nada. Les recuerdo, una vez más, que mi casa fue allanada, que la Fiscalía se llevó de ella todo lo que quiso, que revisaron todas mis cuentas de correo y bancarias, entre otras varias cosas… ¿Y qué encontraron? Nada. Me pregunto entonces cuántos de ustedes, medios de comunicación aquí presentes, van a publicar con el mismo ímpetu con que me han acusado estos tres años que al final soy inocente; cuántos de ustedes publicaran en primera plana y a todo color que soy inocente, cuántos de ustedes publicarán extensos reportajes y horas de transmisión a mi inocencia. Y finalmente, cuántos de ustedes tendrán la gentileza de ofrecer disculpas públicas por todo el daño que sus líneas editoriales me han causado”, agregó.

“Es más, ¿cuántos de ustedes publicarán íntegramente este comunicado?”, preguntó el imputado Dávalos, quien llamó a “reflexionar sobre lo que se ha convertido este país, un país donde basta con apuntar con el dedo a alguien para convertirlo en culpable, en donde no se necesitan pruebas para exigir las penas del infierno contra una persona solo porque esa otra persona no le agrada”.

En el mismo sentido, “¿cuántos de ustedes me acusaron y me culparon en su fuero más íntimo y sin tener ni una sola prueba? ¿Dónde quedó el principio de inocencia que todos claman cuando es a ellos que se les apunta con el dedo? Y ahora, ¿algunos siente si quiera vergüenza de haber pensado lo anterior?”.

Dávalos reveló que incluso “algunos” periodistas “vía correo electrónico se han disculpado por el actuar general de la prensa nacional”.

“Para mí hoy se ha cerrado un ciclo, un ciclo donde lamentablemente me ha quedado claro la mezquindad y pequeñez humana de una gran parte de los políticos de este país. Quiero recordarles que fue el Partido Socialista el que –sin ni una prueba– clamaba por expulsarme de sus filas, algo similar ocurrió con la Gran Logia de Chile. Qué decir de Chile Vamos, donde tantos se llenaron la boca conmigo durante más de tres años pese a que sus cúpulas desfilaban por los tribunales”, continuó.

Respecto a la derecha, apuntó: “¿Cuántos de estos señores han pedido disculpas públicas? ¿Cuántos actuales ministros, subsecretarios y parlamentarios hicieron escarnio público de mí y de mi familia gratuitamente? Quiero decirles que a la fecha, ninguno de estos señores se ha acercado a ofrecerme las disculpas públicas correspondiente, lo que a esta altura es el mínimo moral exigible. Es por esto que he decidido tomar acciones legales penales y civiles contra la diputada Marcela Sabat, los ministros Nicolás Monckeberg y Felipe Ward y el subsecretario Pablo Terrazas, todos querellantes de este vergonzoso montaje comunicacional que terminó siendo el caso Caval”.

Y sí, “haré extensivas las mismas acciones legales a otros subsecretarios y parlamentarios y ex parlamentarios, para que tengan que responder ante tribunales por todo el daño que le han hecho no solo a mí y mi familia sino que al Estado chileno, debilitando las instituciones por pura mezquindad política”.

“Estas mismas acciones las haré extensivas a los demás querellantes de la causa Caval y algunos medios de comunicación”, afirmó.

“Es de esperar que el Gobierno de Chile, una vez interpuestas estas querellas, actúe a la altura y separe de sus funciones a tales autoridades al menos durante el periodo pertinente de la investigación, para que –al igual que yo– tengan que enfrentar a tribunales no al alero del Gobierno, sino como cualquier otro ciudadano”, indicó Dávalos, que no desaprovechó la oportunidad y pidió la renuncia de Emiliano Arias, fiscal regional de O’Higgins que ha llevado el caso Caval.