Como un “cerco financiero” y “una señal de que no tenemos fiato con los grupos de interés, los grupos de presión, los intereses macroeconómicos”. Así calificó en agosto el candidato presidencial de Fuerza de la Mayoría, Alejandro Guillier, la decisión de los bancos de no prestarle dinero para financiar su campaña.

Y sí, BancoEstado está entre las entidades financieras que le dieron un portazo al abanderado oficialista. En el caso de la empresa estatal, debido a que “existe una disposición legal vigente –consagrada en el artículo 60 inciso segundo de la Constitución Política– que sanciona con la cesación en el cargo a los parlamentarios que celebren contratos con el Estado”.

Sin embargo, a fines del septiembre el Tribunal Constitucional aclaró que “no corresponde ni procede jurídicamente dar por establecida inhabilidad alguna respecto de dichos créditos”. Ya con esa confirmación, el miércoles de la semana pasada Guillier se dirigió a la sede de BancoEstado, ubicada en pleno centro de Santiago, con el fin de reunirse con ejecutivos para insistir en su petición de un crédito, informa hoy el diario La Tercera. Según este último, entonces el comando del aspirante a La Moneda ya había desestimado un préstamo –por $600 millones de pesos– del Bci, el que fijó condiciones “poco convenientes” en el contrato.

Finalmente, agrega el matutino, este martes a Guillier se le dio luz verde desde BancoEstado, el que solo aprobó el 70% de los $1.400 millones de pesos inicialmente solicitados. Es decir, $1.000 millones de pesos, los que deberán ser pagados con la devolución de votos ($1.053 pesos por cada uno).

Cabe recordar que falta poco más de un mes para las presidenciales, lo que generaba preocupación en el comando de Guillier por la falta de financiamiento, algo que el crédito ya otorgado viene a resolver y, de paso, se convierte en un hito porque es la primera vez que el senador independiente accede a este tipo de transferencia de recursos.