Hoy por la noche, en cadena nacional, la presidenta Michelle Bachelet anunció el envío de un proyecto de ley al Congreso que tiene dos fines: uno supuesto, mejorar las pensiones; y otro implícito, que es tratar de revestir de legitimidad a las AFP.

En su mensaje –difundido bajo el mismo hashtag, “#MejoresPensiones”, que impulsa la asociación de AFP– la jefa de Estado recordó que el año pasado convocó “a la construcción de un acuerdo nacional para mejorar las pensiones en Chile”. Y agregó en la misma línea que, “a pesar de no alcanzarse un acuerdo total, hubo propuestas constructivas, se levantó información muy valiosa y que sirve de base para cualquier iniciativa, y se identificaron con más claridad los aspectos comunes”.

Según la mandataria, la iniciativa legal, “primero, permitirá subir en promedio en 20% los montos de las actuales pensiones de vejez entregadas por las AFP. Segundo, permitirá proyectar un aumento promedio cercano a 50% en las pensiones que tendrán los actuales cotizantes al momento de su jubilación cuando el sistema esté en pleno funcionamiento”.

Respecto a los mecanismo, confirmó que se establecerá “una nueva cotización de 5% para crear un nuevo Sistema de Ahorro Colectivo. Se hará con cargo al empleador y en un período de 6 años para garantizar una mejor transición. La administración recaerá en una entidad pública y autónoma, con reglas estrictas y altas exigencias profesionales, para que nadie pueda poner en duda su eficiencia, transparencia e independencia”.

Dicho 5% “se dividirá en dos: un 3% irá directamente a una cuenta personal de cada trabajador. Este incremento será heredable, de plena propiedad. El restante 2% irá a un Seguro de Ahorro Colectivo. Estos recursos serán administrados con un fuerte carácter redistributivo, para que además de la solidaridad intergeneracional, exista apoyo hacia los que logran un menor ahorro y pensiones más bajas”.

“De este modo, junto al Pilar Solidario, el Pilar Contributivo tendrá un Sistema de Capitalización Individual y un Sistema de Ahorro Colectivo con Seguro”, continuó la presidenta, quien asimismo informó que sobre las AFP “proponemos que los afiliados tengan participación en la definición de las políticas de inversión, así como en las políticas de solución de conflictos de interés”. Es decir, “las administradoras dejarán de tener la exclusividad para nombrar directores en las empresas en las que invierten los fondos de pensión, porque también tendrán un rol los propios afiliados a través de su Comisión de Usuarios”.

“Por otra parte, se crearán mecanismos e incentivos para que el cobro de las comisiones esté relacionado con los beneficios reportados a los afiliados: no es posible que cuando a una administrador le vaya mal, el único que asuma el costo sea el afiliado”, concluyó.