Ayer, en una conferencia de prensa, el general director de Carabineros, Bruno Villalobos, confirmó que al interior de la institución se investiga un importante “fraude”. Esto, tras la filtración –el pasado viernes– de varias conversaciones a través de WhatsApp.

“Como institución estamos dolidos, estamos avergonzados, es una situación no deseada”, dijo Villalobos sobre los hechos que, según informó, por el momento se sabe que no son “de este año ni del anterior” si no que “vienen de años anteriores al 2015 y ocurrieron en la Dirección de Intendencia o de Finanzas”. Al mismo tiempo detalló que todo se hizo “manipulando las cuentas corrientes de Carabineros”, desde las que “hubo traspasos desde una cuenta corriente fiscal hacia cuentas corrientes de terceras personas”.

Según el general, lo anterior implicó la defraudación de “un monto importante”, aunque no detalló a cuánto asciende la cifra. Esta última, según fuentes extraoficiales citadas en la edición de hoy del diario El Mercurio, sería por $15 mil millones de pesos, es decir, casi USD$23 millones, lo que dobla al monto del fraude a la Ley Reservada del Cobre, o Milicogate, que fue por alrededor de USD$10 millones.

$15 mil millones de peso es, también, la mitad del costo total de “el mejor censo de la historia”, realizado por el Gobierno (2010-2014) del inversionista y otra vez candidato presidencial Sebastián Piñera. La medición fue declarada ilegal por la Contraloría.

“Estos hechos no los toleramos, por eso pedimos expulsión de los responsables”, afirmó el general Villalobos, quien agregó que lo sucedido ya le ha costado el cargo a ocho oficiales de Carabineros, a los que se pueden sumar otros integrantes de la policía uniformada. De ésta fue llamado a retiro el jefe de Finanzas, el general Flavio Echeverría, por responsabilidad de mando.

“Vamos a prestar toda la colaboración a los Tribunales de Justicia. Tengan la tranquilidad de que hechos como éstos Carabineros no los acepta”, concluyó el director de Carabineros.