Dinero

Archivo | Flickr/imfphoto

Ricardo Lagos no puede con la realidad que le CAE encima

A partir de su gobierno, se disparó una deuda universitaria marcada por la danza de millones del Estado a la banca.

“Creo que los jóvenes tienen razón al estar molestos con el CAE”, dijo hoy, en entrevista con radio Cooperativa, el ex presidente Ricardo Lagos (PPD). Esto, tras sumarse –vía declaración pública– a la carrera por La Moneda con miras a la elección presidencial de 2017.

Asimismo, agregó que “si fuera joven, estaría en contra del CAE”. Si se tiene en cuenta esto, se estaría ante la principal razón por la que durante su gobierno (2000-2006) más que estar en contra del Crédito con Aval del Estado, dejó que éste fuera ideado e implementado por el entonces jefe de estudios de la Dirección de Presupuestos (Hacienda), el hoy fallecido Jaime Crispi; junto al otrora ministro de Educación, el PPD Sergio Bitar, y la correligionaria de este último y actual rectora de la Universidad de Las Américas (Laureate) Pilar Armanet, quien en esa época era jefa de la división de Educación Superior del Ministerio de Educación.

“Uno de los mejores créditos del mundo”

Antes de comenzar la interviú, estudiantes de educación superior que para poder ser tal han accedido a créditos –entre ellos, el CAE– ya esperaban a las afueras de la emisora ligada a la DC para funar al ex jefe de Estado, al que, al salir, acusaron de ser “un criminal de la educación, tiene endeudados a más de un millón y medio de personas, a una generación entera vendiendo la educación a la banca privada”.

Facebook/DeudaEducativa
Facebook/DeudaEducativa

En medio de su intervención, al parecer previendo lo que se le vendría minutos después, Lagos trató de hacerse cargo de dichos como los de arriba citados. Con una pequeña risa como antesala, y aludiendo a su rol en la dictadura cívico-militar (1973-1990) encabezada por el terrorista Augusto Pinochet, el ex presidente llamó a la juventud “a mirar hacia adelante” y respecto al CAE apuntó al contexto en que éste se creó; es decir, “en un momento en que no hay recursos para que esos jóvenes puedan ir a la universidad”.

Además, deslizó que la molestia sería básicamente por supuestas expectativas no cumplidas que se resumirían en “el agravante” para “muchos de esos jóvenes que después encontraron que tenían una educación no era a la que aspiraban y que no les permitía insertarse. Y en consecuencia, la modalidad que se había establecido –me parece importante– era: ‘cuánto de su ingreso usted va a destinar a pagar’, y ahí hubo un error de cálculo garrafal”.

Más allá de las apreciaciones de Lagos, aquí hay un hecho indiscutible: a la fecha, más de 700 mil personas han accedido sólo al Crédito con Aval del Estado, el que en su momento y hasta el día de hoy ha permitido una gigantesca danza de millones desde el fisco a la banca, especialmente privada. Según un amplio reportaje publicado por el diario El Mostrador en abril del año en curso, desde 2006 el Estado ha pagado más de $1 billón de pesos a esas empresas por el CAE, el que a juicio de Armanet “es uno de los mejores créditos del mundo en materia de financiamiento de la educación superior”.

Los estudiantes endeudados con el mismo mecanismo, en tanto, deben al menos $3,44 billones base.