En Estados Unidos llevaban meses preparándose para el eclipse total de Sol de este lunes 21 de agosto. Los observadores situados a lo largo de una franja de 115 km de ancho que cruza desde Oregón (al oeste) hasta Carolina del Sur (al este) del país norteamericano han podido disfrutar de este espectáculo astronómico, en el que la Luna se interpone entre la Tierra y el Sol atenuando y ocultando la luz de nuestra estrella.

Durante un máximo de 2 minutos y 40 segundos, las personas que se encontraban en las zonas adecuadas, por donde pasó la banda de totalidad del eclipse, se vieron bañadas por un misterioso crepúsculo en mitad del día. Equipados con gafas e instrumentos especiales pudieron observar el paso de la Luna por delante del Sol, y disfrutar de su espectacular corona solar.

Mientras millones de personas a lo largo de EE.UU. vieron el eclipse total desde la Tierra, según la Luna ocultaba al Sol y proyectaba su sombra sobre los espectadores, solo seis personas lo pudieron observar desde el espacio (foto de arriba).

Vista panorámica de un momento del eclipse solar en el centro de investigación Langley de la Nasa en Hampton, Virginia | Nasa
Imagen de la Luna transitando por delante del Sol captada por el satélite SDO, y secuencia del paso de la Estación Espacial Internacional durante el fenómeno | Nasa
Eclipse solar total visto desde Madras, Oregón | Nasa