Ciencia

¿Hay vida detrás de las fuentes hidrotermales de Encélado?

En luna de Saturno, como en la Tierra, hay microoganismos primitivos. Científicos se preguntan si también están vinculados a vitalidad.

En 2015 ya se observaron en un anillo de Saturno diversas partículas procedentes de profundidades marinas y emitidas al espacio desde los supergéiseres de una de sus gélidas lunas: Encélado. Aquel mismo año la sonda Cassini sobrevoló esas fuentes gigantescas que emanan en las regiones polares del sur y detectó hidrógeno molecular (H2) en los chorros de vapor que salen por gigantescas grietas.

ilustracion_cassini_encelado_inpost_1_18042017_nasa_jpl_caltech
Ilustración de la sonda Cassini sobrevolando los supergéiseres de Encélado | Cortesía de NASA / JPL-Caltech

La NASA presenta ahora un estudio –publicado en Science, por investigadores del Southwest Research Institute de San Antonio, Estados Unidos– donde se demuestra que ese hidrógeno proviene de reacciones hidrotermales generadas entre las rocas y el agua del océano que se extiende bajo la superficie congelada de la luna.

“Proporcionamos la mejor evidencia encontrada hasta la fecha en esos ‘chorros’ de procesos hidrotermales producidos por la interacción de las rocas y el agua líquida que hay en el interior de Encélado”, subraya uno de los autores del trabajo, Christopher R. Glein, que añade: “La fuente más probable de ese hidrógeno son reacciones hidrotermales de roca con minerales ricos en hierro y materiales orgánicos parecidos a los que se han encontrado en meteoritos carbonáceos y cometas”.

Los investigadores han deducido las concentraciones de las especies volátiles que proceden del océano subterráneo partiendo de las cantidades de elementos que salen de las eyecciones de material. Los datos de Cassini apuntan que la nave detectó vapor y partículas en los supergéiseres con un porcentaje de volumen de 1,4% de hidrógeno y hasta un 0,8% de dióxido de carbono (CO2).

Estos ingredientes son fundamentales para que ocurra un proceso conocido como ‘metanogénesis’, una reacción en la que se produce metano y que, en nuestro planeta, permite sobrevivir a los microorganismos que se encuentran en ambientes submarinos oscuros, como las fumarolas de las profundidades marinas.

En los sistemas hidrotermales de la Tierra, el agua reacciona con rocas que tienen minerales ricos en hierro, que actúa de sumidero de oxígeno y conduce a la conversión del H2O en H2. Este hidrógeno lo usan microorganismos quimiolitotrofos para producir metano (CH4) a partir del CO2. Se trata de una de las formas de vida más antiguas en la Tierra.

¿Metano biológico o geológico?

“Los instrumentos de Cassini han detectado metano muchas veces en esos penachos de vapor”, señala Glein, “pero la fuente de ese metano está por determinar. Una posibilidad es la metanogénesis microbiana, pero también hay otros escenarios geoquímicos más ‘mundanos’, como una producción abiótica de metano catalizada como la del níquel”.

infografia_encelado_oceano_supergeiseres_inpost_02_18042017_nasa_jpl_caltech
Gráfico ilustra cómo los científicos de Cassini piensan que el agua interactúa con la roca en el fondo del océano de la gélida luna Encélado, produciendo gas hidrógeno | Cortesía de NASA / JPL-Caltech

“Cassini no fue diseñada para buscar signos de vida, y no habrá más vuelos a Encélado, así que será necesaria una nueva misión para responder a las preguntas astrobiológicas que plantea este estudio”, explica el científico. Uno de los proyectos que se está valorando es la misión Enceladus Life Finder (ELF), que podría aclarar la habitabilidad de esa remota luna de Saturno.